Celebrando el cumpleaños de mi madre: otra tarta de queso fácil de hacer

Tarta de queso con mermelada roja

Tarta de queso con mermelada roja

Pues si, otra tarta de queso… Vamos, que he aprovechado a utilizar restos que tenía por la nevera y por los armarios: galletas, botes de mermelada medio vacíos, queso fresco… Con eso de tener vacaciones y que hay que dejar la nevera sin cosas que se puedan estropear… También tengo otra excusa: mi madre celebró su cumple el sábado y me pidió que hiciera una tarta para unas 16-18 personas. Así que lo más rápido, fácil y sin complicaciones: una tartita de queso.

Salió buena, a pesar de lo “express” que la hice. No hacía más que entrar gente en la cocina; unos me preguntaban que qué estaba haciendo, por qué hacía fotos y otros directamente me preguntaban si iba a publicar la receta en el blog. Me sentía en la cocina de los  concursos de Master Chef o Top Chef.

No dio tiempo a enfriarse del todo; a pesar de ello se la comieron en un abrir y cerrar de ojos. El toque de mis tartas de queso es la canela y el jenjibre… Bueno y la ralladura de naranja le da también un toque especial.

Ingredientes

Ingredientes

Qué necesitamos (para un molde redondo de pizza de 28 cm):

para la base:

  • 200 gr de galletas María
  • 5/6 galletas tipo digestive
  • 1 taza de copos de avena
  • 175 gr mantequilla

para el relleno:

  • 400 gr queso fresco tipo Philadelphia
  • 90 gr azúcar
  • 200 ml nata líquida
  • 3 huevos
  • 1 1/2 cucharada de ralladura de cáscara de naranja
  • 1 1/2 cucharada de harina
  • 1 cucharada de canela
  • 1 cucharadita de jenjibre

cobertura:

  • medio bote de mermelada de fresa
  • un cuarto de bote de mermelada de frutos del bosque
  • un cuarto de bote de mermelada de ciruela negra (morada).
  • un chorrito de ron blanco

Corazoncitos de azúcar de colores

Cómo lo preparamos:

Lo primero que tenemos que hacer es la base de la tarta. Para ello hay que triturar las galletas. Ya he explicado en otras recetas cómo lo hago normalmente. Esta vez, como estaba en casa de mi madre y ella tiene batidora americana de vaso, lo hice allí. Oye, ¡y qué rapidez!

Trituramos las galletas

Trituramos las galletas

Cuando las tenemos trituraditas, las echamos en una ensaladera. Incorporamos la taza de copos de avena. Por otro lado derretimos la mantequilla en el microondas. Con un minuto y medio a máxima potencia vale. Vertemos la mantequilla líquida en las galletas molidas y mezclamos  todo con la ayuda de una cuchara de madera y luego con las manos.

Añadimos los copos de avena y la mantequilla derretida

Añadimos los copos de avena y la mantequilla derretida

Mezclamos todos los ingredientes

Mezclamos todos los ingredientes

El molde que utilicé esta vez fue un molde de pizza gigante. Mi madre no tenía papel de hornear asi que puse papel de aluminio para forrarlo. Poquito a poco fui poniendo la masa de galleta y luego los bordes. Después dejé enfriar el molde en la nevera durante un ratito.

Ponemos la masa de galleta en el molde

Ponemos la masa de galleta en el molde

Ahora vamos con el relleno; aprovechando la batidora americana, ponemos las dos tarrinas de queso, la nata, el azúcar, la harina, la ralladura de la naranja, la canela y el jenjibre.

Echamos el queso y demás ingredientes en la batidora

Echamos el queso y demás ingredientes en la batidora

Por último incorporamos los huevos y batimos la crema a potencia media.

Incorporamos los huevos

Incorporamos los huevos

La crema queda líquida, pero no hay que asustarse luego cuaja en el horno.

Crema terminada

Crema terminada

Vertemos la crema en el molde.

Vertemos la crema en el molde

Vertemos la crema en el molde

Ahora la tenemos que hornear unos 40-50 minutos a unos 180º grados. Como en la anterior receta, la vamos a cocer al baño María. Esto significa que tenemos que echar agua en la bandeja del horno y vigilar que siempre tenga agua.

Tarta semi hecha

Tarta semi hecha

Una foto más de cerca del relleno sin cubrir con la mermelada.

Una foto más de cerca

Una foto más de cerca

Pasamos la tarta a un plato de servir con mucho cuidado. Lo mejor es dejarla enfriar del todo y luego desmoldarla, pero como había prisa lo hice estando caliente y casi se me rompe. Ya emplatada falta hacer la cobertura de mermelada y cubrir. Para ello echamos las mermeladas en una cazuela junto con el ron y calentamos un poquito (un par de minutos) para que se pongan un poco más líquidas. Con ayuda de una cuchara la distribuímos por toda la tarta.

Ponemos la cobertura

Ponemos la cobertura

Tarta cubierta del todo

Tarta cubierta del todo

Una imagen más de cerca…

Mermelada

Mermelada

Ahora solo nos falta añadir corazoncitos de azúcar. Están comprados en el LIDL. Me los regaló mi padre por mi cumpleaños. No hay que abusar de estos corazoncitos; son puro azúcar y no es muy agradable tomar un trozo de tarta con muchos de ellos por encima. Simplemente tienen que decorar la tarta.

Tarta terminada

Tarta terminada

Una visión más de cerca de los corazoncitos:

Corazoncitos de azúcar

Corazoncitos de azúcar

Con las velitas ya puestas… solo teníamos la parte de “cumpleaños” y como no nos cabía al final pusimos “cumple”.

Encenciendo las velitas

Encenciendo las velitas

Con las velitas:

Velitas encendidas

Velitas encendidas

Una porción de tarta:

Una soletilla de tarta

Una soletilla de tarta

La tarta se desmontó un poquito porque no estaba fria del todo. Le faltó ese toque.

trocito

trocito

Una vista del relleno:

Vista del relleno

Vista del relleno

A pesar de estar un poquito caliente, no quedó ni un cuarto de la tarta…

Lo poco que quedó

Lo poco que quedó…

Halloween…: tarta de queso, calabaza y chocolate negro.

Tarta de queso, calabaza y chocolate

Tarta de queso, calabaza y chocolate

Yo nunca he cocinado para la fiesta de Halloween; de hecho es una fiesta que no es de mi devoción. Eso de comer golosinas, caramelos, disfrazarte, ver pelis de miedo… no va conmigo. Prefiero las costumbres europeas.

Lo que recuerdo de pequeña es haber comido huesos de santo y buñuelos. Esto era algo muy exótico y muy especial… No me extraña; ahora de mayor he ido a comprar buñuelos y ¡jopetes lo que valen! Cuando era enana solo había de nata, chocolate y crema… Ahora te los encuentras de cualquier sabor. Quizás me embarque un día en intentar hacerlos.

La idea de hacer una tarta me surgió porque vi dos recetas en dos blogs de cocina que me llamaron la atención. Me parecía muy rara la combinación de queso con la calabaza. Y el resultado os aseguro es exquisito. Me ha encantado. Os dejos los dos enlaces a las recetas que he consultado para hacer mi versión:

Tarta de queso y calabaza.

Tarta Mousse de queso y calabaza para Halloween

Como siempre me pasé en las cantidades y me salieron dos tartas; una grande (molde de 26 cm) y una pequeña; una la llevé al trabajo y la otra me la estoy comiendo poco a poco. Para no liaros he hecho un cálculo para hacer la tarta en un solo molde y el tamaño ideal sería 30 cm. Este no es el tamaño usual; así que si tenéis uno de menor diámetro lo mejor es recalcular las cantidades.

Qué necesitamos (para un molde de 30 cm de diámetro):

Ingredientes

Ingredientes

Para la base:

  • 400 gr. galletas tipo María (rectangulares, circulares… etc)
  • 100 gr. mantequilla/margarina

Para el relleno:

  • 450 gr. calabaza
  • 350 gr. azúcar
  • 350 ml. nata/ crema fresca
  • 1 cucharadita de jenjibre molido
  • una punta de cuchillo de nuez moscada
  • 1 cucharadita y media de canela
  • una puntita de sal
  • 800 gr. queso crema tipo Philadelphia
  • 5 huevos

Para la cobertura:

  • 200 gr. chocolate de postres/cobertura
  • 100 gr. mantequilla o margarina
  • 75 gr. chocolate blanco

Consejitos propios…

Sobre las galletas yo utilicé unas baratitas del LIDL, rectangulares…No hace falta que sean especiales. Si queréis dar un toque exótico a la base le podéis echar una taza de copos de avena.

Sobre el queso tipo Philadelphia yo compré el del LIDL. Las tarrinas son de 200 gr. Si queréis dar un toque especial al relleno de queso yo os recomiendo que cambiéis una de las tarrinas por una de queso tipo Mascarpone. Es una crema de queso fresco igual que la de tipo Philadelphia hecho con nata de leche y la adición de ácido cítrico; su origen es Italia y es uno de los ingredientes básicos del Tiramisú, uno de los postres más conocidos del país italiano. Su sabor es dulce y a la vez un poquito ácido. Os dejo unos enlaces por si queréis probar a hacer queso Mascarpone en casa; es superfácil. Tenéis que pinchar en los siguientes enlaces:

Cómo hacer queso mascarpone en casa.

Queso Mascarpone casero.

Queso Marcarpone hecho en casa.

Cómo se hace:

Lo primero que vamos a hacer es asar la calabaza. Cogemos la calabaza, la lavamos, la pelamos y la cortamos en daditos.

Cortamos la calabaza en daditos

Cortamos la calabaza en daditos

La vamos a asar en el microondas. Para ello ponemos los trocitos en una ensaladera de cristal, la tapamos con film transparente. Hacemos unos agujeritos al plástico para que salga el vapor. Yo puse siete minutos a máxima potencia.

Asamos la calabaza en el microondas

Asamos la calabaza en el microondas

Sacamos el recipiente del micro y dejamos que se enfríe un poco; si quitamos inmediatamente el plástico nos quemaríamos.  Aplastamos la calabaza con un tenedor y hacemos una papilla. Dejamos enfriar.

Aplastamos la calabaza

Aplastamos la calabaza

Calabaza aplastada

Calabaza aplastada

Ahora tenemos que hacer la base de la tarta. Para ello, tenemos que triturar las galletas. Yo lo que hago es meterlas en una bolsa y machacarlas pasando el rodillo por encima. La verdad es que queda bien. Hay que darle unas cuantas pasaditas y ya está. Cuando ya tengamos el polvo de galleta, lo echamos en una ensaladera grande. Derretimos la mantequilla en el microondas; con un minutillo a máxima potencia nos vale. Yo la derrito en un vaso Pyrex (resistente al calor). Luego mezclamos los dos ingredientes hasta obtener una masa; yo personalmente lo mezclo con las manos.

Machacamos las galletas con un rodillo

Machacamos las galletas con un rodillo

Untamos el molde con un poquito de aceite y lo forramos con papel de hornear. Ponemos la masa de galleta formando una base apretando bien para que quede lisa; una capita gruesa bastará. Dejamos el molde que se enfríe en la nevera para que endurezca.

Base de galleta

Base de galleta

Ahora vamos a hacer el relleno.

Cogemos el puré de calabaza y añadimos el jenjibre, nuez moscada, canela y sal. Removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes.

Meclamos la calabaza con las especias

Meclamos la calabaza con las especias

Cogemos una fuente grande y echamos en ella el queso fresco. Añadimos la calabaza. Removemos bien.

Mezclamos calabaza y queso fresco

Mezclamos calabaza y queso fresco

Incorporamos la nata líquida y el azúcar.

Añadimos el azúcar y la nata

Añadimos el azúcar y la nata

Por último añadimos los huevos; yo en este paso me ayudé de la batidora para que se mezclara bien todos los ingredientes. Ponemos el horno a precalentar a 180º.

Incorporamos los huevos

Incorporamos los huevos

Nos ayudamos de la batidora

Nos ayudamos de la batidora

Sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema por encima de la base de galleta. Ni se os ocurra probar la masa… Yo lo hice y estaba buenísima ya sin cocerla. Casi me la como a cucharadas. Os he puesto la foto del molde pequeño; de la tarta grande se me pasó y la metí directamente en el horno sin foto ni “ná de ná”.

Vertemos la crema en el molde

Vertemos la crema en el molde

Esta tarta se hace al baño maría en el horno. Lo que tenemos que hacer es forrar el molde por fuera con papel de aluminio para que no entre agua dentro la base del pastel. Echamos agua suficiente en la bandeja del horno. Así se generará vapor. La metemos en el horno como unos 30-40 minutos a 180º.

Cuando haya pasado el tiempo estimado, la crema estará cuajada y estará oscurita; dejamos que se enfríe en el horno. Si la sacamos antes seguramente se nos raje.

Tarta hecha

Tarta hecha

Una ampliación

Una ampliación

Ahora lo normal es desmoldarla y ponerla en un plato. Yo la dejé en el molde porque quería llevarla al trabajo al día siguiente.

Nos queda el último paso: hacer la cobertura de chocolate.

Partimos el chocolate y lo ponemos a derretir junto con la mantequilla en el microondas. Con un minuto bastará.

Chocolate y mantequilla

Chocolate y mantequilla

Lo sacamos y lo damos vueltas con una cuchara para que se termine de deshacer.

Terminamos de deshacer el chocolate a mano

Terminamos de deshacer el chocolate a mano

Vertemos el chocolate por la tarta y lo esparcimos ccon ayuda de una espátula. Dejamos que se enfríe y que se endurezca.

Cobertura de chocolate

Cobertura de chocolate

Lo último que nos queda es derretir el chocolate blanco; lo hacemos igual que con el negro; pero no añadimos mantequilla. Un minuto vale.

Derretimos el chocolate en un vaso

Derretimos el chocolate en un vaso

Terminamos de deshacer el chocolate con la ayuda de una cucharita

Terminamos de deshacer el chocolate con la ayuda de una cucharita

Con el chocolate blanco vamos a simular una tela de araña. Esto se hace poniendo el chocolate en una manga pastelera con una boquilla con un agujerito. Yo utilicé un bote de plástico con fuelle que me compré en una tienda hace tiempo. Me costó superbarato y lo estrené…

Bote con estrías que se puede apretar

Bote con estrías que se puede apretar

Boquilla especial

Boquilla especial

Preparada para pintar

Preparada para pintar

Hice un redondel en el centro de la tarta y fui haciendo la tela como me pareció.

Dibujando la tela de araña

Dibujando la tela de araña

Y este fue el resultado final:

Resultado final

Resultado final

Una foto más de cerca….

Una ampliación

Una ampliación

¡Vaya pintaza!

Una ampliación de la tela de araña

Una ampliación de la tela de araña

Aquí ya emplatada y con el chocolate durito… había pasado toda la noche en la nevera.

Ya enfriada y emplatada

Ya enfriada y emplatada

Ñami, ñami…

Un detalle

Un detalle

Más cerquita

Más cerquita

Una porción muy jugosa…

Una porción

Una porción

La crema no me quedó muy naranja, pero dio igual. Estaba de rechupete.

Detalle del relleno

Detalle del relleno

A media mañana solo quedaba la mitad…

La tarta tardó poco en acabarse

La tarta tardó poco en acabarse

A petición de mi hermano: tarta de zanahorias con nueces y crema de queso

Tarta de zanahorias con crema de queso

Tarta de zanahorias con crema de queso

La primera vez que probé la tarta de zanahorias fue en un Café de Madrid. Y esto fue hace siglos… Se puso muy de moda ofrecer tartas “exóticas” en los cafés y teterías de la villa. ¿Un bizcocho dulce con zanahoria? ¿Cómo sabrá esta combinación? Pues bueno, la probé y me encantó.

Años más tarde, cuando visité EE.UU. me traje un pack de esos que venden para hacer tartas instantáneas. Sólo necesitaba leche y hornear. No estuvo mal el experimento tarta “hecha de polvos”. Pero como una hecha en condiciones no tiene comparación.

Hay miles de recetas en internet; he hecho muchos intentos, pero no daba con los ingredientes exactos, la combinación perfecta… hasta que encontré una que me convenció.  Y fue todo un éxito.

Ayer mismo mi hermano me pidió una receta para hacer tarta de zanahorias. Le contesté que hacía tiempo que había hecho una tarta así y que tenía en mente escribir la receta en el blog en algún momento. Así que ese momento ha llegado y me he puesto manos a la obra para presentaros esta receta y compartirla con vosotros.

Advierto que las fotos -como siempre- son para una tarta gigante, pero las cantidades que he indicado son para un molde rectangular de más o menos  31 cm x 21 cm.

Qué necesitamos:

Ingredientes

Ingredientes

Para la masa:

  • 140 g harina de trigo
  • 250 g harina de trigo integral
  • 1 cucharada de levadura química
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de jenjibre molido seco
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de cardamomo
  • 270 g  azúcar moreno
  • 270 ml aceite de oliva
  • 5 huevos
  • 180 ml Buttermilch o suero de leche
  • 75 g nueces peladas
  • 150 zanahoria rallada (yo la compré así en el super)

Para la crema de queso:

  • 120 g mantequilla/margarina
  • 80 g azúcar
  • 440  g queso cremoso tipo Philadelphia
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.

Cómo lo hacemos:

Lo primero que tenemos que hacer es mezclar los dos tipos de harina más la sal, levadura, jenjibre, nuez moscada, canela y cardamomo.

Mezclamos harina y las especias

Mezclamos harina y las especias

En otro recipiente echamos el azúcar y el aceite. Mezclamos.

Mezclamos aceite y azúcar

Mezclamos aceite y azúcar

Tenemos que separar las claras de las yemas. Cuando las hayamos separado, añadimos las yemas a la masa anterior. Las claras las metemos en la nevera por ahora.

Añadimos las yemas

Añadimos las yemas

Ahora hemos de añadir el Buttermilch o suero de leche. Esto es lo que me echó un poco para atrás porque no sabía dónde conseguir esto. Yo lo he visto en los supermercados de Alemania, pero aquí en España pues no. Así que me busqué una receta casera para hacerlo en casa y es superfácil.  Se hace con leche entera y una cucharada de de zumo de limón. Echas en un vaso de leche la cucharada de zumo de limón y lo dejas reposar unos diez minutos. Y listo. Según he leído el suero de leche le confiere al bizcocho un plus de esponjosidad y jugosidad.

Suero de leche

Suero de leche

Vertemos el suero de leche en la mezcla de aceite y azúcar y batimos.

Batimos los ingredientes

Batimos los ingredientes

Mezclamos la masa líquida con la harina y las especias. Nos podemos ayudar de la batidora.

Incorporamos la masa líquida a la harina

Incorporamos la masa líquida a la harina

Añadimos la zanahoria rallada.

Zanahoria rallada

Zanahoria rallada

Y por último las nueces troceadas.

NUeces

Nueces

Batimos las claras con un poquito de sal a punto de nieve. Podemos ir encendiendo el horno y lo precalentamos a 160º.

sasdas

Batimos las claras a punto de nieve

Mezclamos cuidadosamente la masa con las claras. Hay que hacerlo poquito a poco y muy despacio para que no bajen las claras. Así, el bizcocho nos quedará muy esponjoso.

asdad

Mezclamos cuidadosamente con una cuchara de madera

asdad

Masa preparada para echar en el molde

Engrasamos el molde y lo forramos con papel de hornear. Horneamos entre 40-45 mnts a una temperatura de 160-170º.

zzz

Metemos el molde en el horno

Lo sacamos y dejamos que se enfríe.

aaaa

Recién sacado del horno

Mientras se enfría podemos hacer la crema de queso. Para ello, lo primero que hay que hacer es batir el queso crema. Y luego añadimos la mantequilla a temperatura ambiente. Mezclamos con una cuchara de madera.

sss

Mezclamos queso con mantequilla

Por último incorporamos el azúcar y el extracto de vainilla. Si no tenéis extracto podéis utlizar un poquito de azúcar avainillado o comprar una vaina de vainilla y echar un poquito en la masa.

ssss

Incorporamos el azúcar y el extracto de vainilla

Ahora con el bizcocho bien frio, lo damos la vuelta y procedemos a partirlo por la mitad. Yo recomiendo utilizar un cuchillo tipo jamonero para hacer el corte. Si no, otro modo es utilizar un hilo de coser a modo de cuchilla. Haríamos primeramente un corte con un cuchillo normal y luego seguiríamos con el hilo.

asdad

Damos la vuelta al molde

asdad

Cortado po rla mitad

Una foto más de cerca del bizcocho. ¡Me quedó muy esponjoso!

asdasd

Tiene una pinta buenísima

Empezamos a rellenar con la crema de queso. Hay que tener en cuenta que hay que dejar una parte para cubrir la tarta totalmente.

ddd

Rellenando la tarta

Cuando hemos acabado de rellenar la tarta procedemos a poner la tapa al bizcocho. Fijaros que he dado la vuelta al bizcocho para que quede oculta la parte más oscura del pastel y así quede más bonito.

asdad

Cubrimos totalmente el pastel

Procedemos a decorar la tarta. Posibilidades de decoración hay muchas; desde echar nueces molidas hasta un poquito de chocolate rallado. Yo simplemente le puse unas nueces enteras.

asdad

Decorando la tarta

Una foto más de cerca…

asdas

Una foto más de cerca

La tarta queda mejor de un día para otro. Así los sabores se intensifican y la crema de queso solidifica un poquito y se queda más durita.

adsas

Una porción de tarta

Sólo puedo decir que esta tarta llena mucho, pero está de muerte. ¡Qué aproveche!

adsad

Una ampliación del relleno

Aprovechando la fruta de temporada: tarta de cerezas…

Soy seguidora de muchos blogs y de páginas de cocina y eso es un peligro. Todos los días leo recetas muy apetitosas y suelen

Tarta de cerezas

Tarta de cerezas

llevar ingredientes de temporada. En estos momentos las cerezas están de moda y, como no, las recetas con esta fruta se han multiplicado por la red. Y yo no voy a ser menos… Nunca había hecho nada con cerezas. Así que aprovechando otro cumpleaños -esta vez el mío- me dispuse a investigar por la red a ver qué encontraba sobre tartas de cerezas.

Nada más poner en el buscador de Google “tarta de cerezas”, me salieron un montón de entradas y pensé: “ya verás, me voy a hartar a leer recetas y al final no me voy a decidir por ninguna”. Como nota anecdótica en alguno que otro blog se hacía mención a la mítica serie Twin Peaks, serie de los años 90 del director de cine David Lynch…. Uno de sus protagonistas, Kyle MacLachlan, no hacía más que comer tarta de cerezas en la serie. Mira que yo era fan asidua de la serie, tenía posters, me compré la banda sonora y no me acuerdo de esto… ¡Han pasado muchos años!

Al final opté por la receta del blog El rincón de Marus. La adapté un poco a mi gusto, pero bueno más o menos es igual.

Los ingredientes que os propongo son para un molde de aluminio de 24 cm. Yo, al final, hice seis tartas iguales para mi cumple… Por eso, en las fotos váis a ver más cantidades de las que os indico en la lista de ingredientes. No asustarse por favor…

Qué necesitamos (para un molde de 24 cm):

Ingredientes

Ingredientes

Masa quebrada:

  • 250g harina de trigo
  • 120 g mantequilla/margarina
  • 2 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • ralladura de un limón
  • 5 cucharadas soperas de azúcar

Relleno de cerezas:

  • 500 g de cerezas deshuesadas
  • 100 g azúcar
  • 25 g  harina de maiz/ maicena
  • 1 clara de huevo
  • 3 gotas de extracto de vainilla
  • azúcar glacé

Cómo lo hacemos:

Lo primero que tenemos que hacer es lavar las cerezas y deshuesarlas. Sé que en otros países como en Alemania te venden cerezas en conserva para este tipo de tartas, pero aquí en España es difícil encontrarlas. A lo mejor en alguna promoción del Lidl o el Aldi las podemos ver. O en el supermercado de El Corte Inglés, ¡pero bueno teniendo una materia prima tan buena como las cerezas del Jerte para qué vamos a comprar cerezas enlatadas…!

La verdad es que deshuesar las cerezas es lo más rollo de la receta; me acordé que por casa tenía una aparato para deshuesar aceitunas y decidí probarlo con las cerezas y bingo… adelanté mucha tarea.

Lavamos aceitunas y deshuesamos

Lavamos aceitunas y deshuesamos

Hay que tener mucho cuidado de que no se nos quede ninguna con el hueso.

Deshuesamos las aceitunas

Deshuesamos las aceitunas

Las ponemos en una ensaladera grande y las revisamos otra vez por si acaso… no queremos que nadie se quede sin dientes cuando pruebe la tarta.

Cerezas listas

Cerezas listas

Echamos el azúcar.

Añadimos azúcar

Añadimos azúcar

Echamos la harina de maiz o maicena. Por lo que he leido en la receta del blog  El Invitado de Invierno la harina de maiz sirve para dar consistencia al propio jugo de las cerezas.

Añadimos la maicena

Añadimos la maicena

Por último añadimos tres gotas de extracto de vainilla. Yo utilicé un extracto sabor mantequilla-vainilla que compré hace tiempo en el Lidl. Os recomiendo que estéis al tanto de las ofertas de productos de repostería que venden allí. Son fantásticos y desgraciadamente no se encuentran facilmente en otros supers.

Extracto de vainilla

Extracto de vainilla

Removemos y dejamos que las cerezas maceren mínimo unos quince minutos.

Mezclamos y dejamos macerar

Mezclamos y dejamos macerar

Ahora vamos a hacer la masa quebrada. Ess muy fácil de hacer. Ponemos en una ensaladera la harina y la mantequilla. Yo me quedé sin ensaladera y tuve que utilizar una olla grande. También tengo que reconocer que utilicé margarina en vez de mantequilla.

Harina y mantequilla

Harina y margarina

Ahora lo amasamos con las manos, como a mí me gusta…

Amasamos con las manos

Amasamos con las manos

Cuando tenga consistencia de miga de pan, añadimos los huevos, el azúcar y la ralladura de limón.

Añadimos los huevos

Añadimos los huevos

Esta vez si que lo mezclé con una pala de madera.

Mezclamos

Mezclamos

Tenemos que hacer con la masa una bola y dejarla en un sitio fresco durante quince minutillos más o menos. Mientras podemos ir engrasando los moldes de aluminio con un poco de margarina diluida.

Untamos un molde

Untamos un molde

Enharinamos la encimera y con un rodillo vamos extendiendo la mitad de la masa quebrada hasta tener un redondel lo suficientemente grande como para cubrir todo el molde.

Estiramos la masa

Estiramos la masa

Forramos el molde con la masa y ahora podemos seguir dos opciones:

  1. encender el horno a 180 º, pinchar la masa y cocerla unos cinco minutos para que se dore y luego rellenarla con las cerezas.
  2. echar el relleno directamente sin cocer la masa.

Yo os recomiendo la opción primera. Es la que hice… De esta manera nos asguramos que la masa no se quede cruda por culpa del relleno. Además así el horno se va precalentando…

Rellenamos

Rellenamos

Ahora con la otra mitad de masa repetimos operación: amasar hasta tener un círculo que cubra todo el relleno.

Hacemos la tapa

Hacemos la tapa

Colocamos la tapa y hacemos un bordecito para que nos quede mona la tarta. Hacemos una cruz en el medio con un cuchillo para que las cerezas “respiren” y se cuezan bien. Para que tenga brillo podemos batir la yema de un huevo y pintar la superficie. Yo no lo hice. Y metemos la tarta en el horno a 180º unos cuarenta y cinco minutos.

Tapamos

Tapamos

Y este es el resultado después de la cocción:

Recién sacada del horno

Recién sacada del horno

El toque final del azúcar glacé le queda requetebien.

Espolvoreamos con azúcar glacé

Espolvoreamos con azúcar glacé

Uhmmm…. la masa quebrada quedó estupenda.

Más de cerca

Más de cerca

Aquí la cadena de producción en marcha… Nunca había hecho seis tartas a la vez.

Cuatro tartas listas

Cuatro tartas listas

Preciosas…

una de las seis tartas

una de las seis tartas

Ya cortada una porción. Las cerezas quedaron en compota y estaban buenísimas. Siento que no sea una foto muy artística con un plato bonito (jeje, llevé a la oficina platos de plástico).

Una porción

Una porción

Otra vista…

Otra vista de la porción

Otra vista de la porción

De las seis tartas solo quedó la mitad de una para el día siguiente. ¡Fue un éxito total!

Acabando la temporada de fresas: pastel de queso con fresas auténticas (no en mermelada…)

Tarta de queso con fresas

Tarta de queso con fresas

¿A quién no le gusta una buena tarta de queso? Y no me refiero a las típicas tartas de queso que te dan en los restaurantes o las que se hacen con queso fresco tipo Philadelphia… Las que se hacen con este tipo de queso están chupadas de hacer (aunque personalmente yo nunca las he hecho porque no me van mucho), pero al final el sabor te cansa. En la cocina hay que estar un poquito más de tiempo…

La receta que os presento hoy es una variación de la que aparece en el libro El libro esencial de la cocina vegetariana, de la editorial Könemann. Si tenéis oportunidad de comprarlo os lo recomiendo totalmente. Tiene ya unos cuantos años, pero es fantástico. Yo se lo regalé a mi madre hace años, pero la verdad es casi que yo me he adueñado de él. Hay recetas suculentas y fáciles de hacer. El pastel de queso que se propone en el libro en vez de llevar fresas lleva arándanos y moras frescas. También he cambiado los tipos de queso: según la receta original hay que echar requesón ligero y queso de ricotta fresco. Y yo he decidido utilizar queso Mascarpone, porque le da un saborcito muy peculiar, y queso fresco batido, en este caso porque no encontré requesón.

El Libro de la Cocina Vegetariana

El Libro de la Cocina Vegetariana

Qué necesitamos (para dos moldes de 23 cm)

Ingredientes

Ingredientes

– para la base de galletas

  • 250 g de mantequilla
  • 2 tazas de copos de avena
  • 200 g de galletas (pueden ser galletas tipo Digestive o galletas tipo “María”)
  • 4 cucharadas de azúcar moreno

– para el relleno de queso

  • 200 g queso Mascarpone
  • 750 g de queso fresco batido o de requesón
  • 180 g de azúcar
  • 250 g de nata líquida
  • 4 huevos
  • 2 cucharadas de ralladura de naranja
  • 2 cucharadas de harina

– para la cobertura

  • 250 g de fresas
  • 4 cucharadas de mermelada de fresas (solo para dar brillo)
  • 1 chorrito de licor de cerezas (yo eché un chorrito de ron blanco)

papel de horno

Cómo lo hacemos:

Lo primero que tenemos que hacer es la base de las tartas. Para ello cogemos las galletas, las introducimos en una bolsa de plástico y las trituramos con un rodillo. Si no tenéis rodillo podéis utilizar una botella o simplemente utilizad las manos. Las galletas deben quedar como polvo fino.

Metemos las galletas en una bolsa

Metemos las galletas en una bolsa

Pasamos el rodillo por encima de las galletas

Pasamos el rodillo por encima de las galletas

Polvo de galletas

Polvo de galletas

Ahora tenemos que echar las dos tazas de copos de avena, el azúcar y la mantequilla derretida. Mezclamos la masa con las manos.

Echamos la avena

Echamos la avena

Añadimos la mantequilla derretida

Añadimos la mantequilla derretida

La masa de la base tiene que quedar así

La masa de la base tiene que quedar así

Cogemos los dos moldes, los untamos con un poquito de aceite y los forramos con papel de hornear. Después vamos distribuyendo la masa por el molde haciendo un borde de unos dos centímetros. Los metemos en el frigorífico para que solidifique.

Ahora vamos a hacer la crema de queso.

Cogemos una ensaladera gigante y echamos el queso Mascarpone, las tarrinas de queso ligero y el azúcar. Mezclamos bien con una cuchara de metal.

Queso fresco ligero, azúcar y nata

Queso fresco ligero, azúcar y nata

Yo al final utilicé la batidora eléctrica.

Batimos

Batimos

Añadimos los cuatro huevos y seguimos batiendo.

Añadimos los huevos

Añadimos los huevos

Cogemos una naranja y rallamos la piel; la añadimos a la mezcla y por último incorporamos las cucharadas de harina. Batimos un poquito más hasta que la mezcla quede muy fina.

Rallamos piel de naranja

Rallamos piel de naranja

Sacamos los moldes de la nevera y los vamos rellenando con la crema de queso. Precalentamos el horno unos diez minutos a 180º.

Rellenamos el molde con la crema de queso

Rellenamos el molde con la crema de queso

tarta rellena

Tarta rellena

Metemos las tartas en el horno y dejamos que se hagan unos 40 – 45 minutos.

Mientras se hace la tarta vamos a cortar las fresas. Primeramente las tenemos que lavar bien y luego las secamos. Quitamos el rabito verde. Con un cuchillo bien afilado vamos haciendo laminitas finas.

Laminamos las fresas

Laminamos las fresas

Un plato enterito de fresas en láminas

Un plato enterito de fresas en láminas

Sacamos las tartas del horno y las dejamos enfriar unos diez minutillos.

Dejamos enfriar las tartas

Dejamos enfriar las tartas

Ya enfriadas, empezamos a decorar la tarta poniendo láminas de fresas desde afuera para dentro haciéndo círculos.

Cubrimos la tarta con láminas de fresas

Cubrimos la tarta con láminas de fresas

Así tienen que quedar…

Tarta cubierta de fresas

Tarta cubierta de fresas

Por último tenemos que hacer un sirope para bañar las fresas y que cojan un poquito de brillo. Para ello ponemos en una cazuela la mermelada con el ron y calentamos un poquito hasta que quede una salsa más o menos líquida. Después con un pincel de silicona pintamos las fresas con cuidado. Si no queréis echar ron, le viene bien también licor de fresas, moras o incluso de cerezas.

Así queda la tarta

Así queda la tarta

Dejamos enfriar una horitas en la nevera. Después desmoldamos y queda así.

Tarta acabada

Tarta acabada

Una visión más de cerca…

Ñami, ñami....

Ñami, ñami….

Una porción de tarta

Una porción de tarta

Otra foto en la que se puede apreciar el bordecito…

Con bordecito

Con bordecito

Las dos tartas se acabaron en un abrir y cerrar de ojos en la oficina… La verdad es que queda muy buena porque el relleno no es tan pesado como las que se hace con queso de crema tipo Philadelphia.

¿Os animáis a hacerla?