Este año toca Panettone

Panettone casero

Panettone casero

Pues sí señor. Si el año pasado me atreví con el roscón de Reyes, este año ha sido el del Panettone. Siempre me ha intrigado este megabizcocho que desde hace unos cuantos años inunda los supermercados en época navideña.

El panettone es un dulce típico de Italia. Es un bollo con una masa parecida a la del roscón, rellena de frutitas confitadas, pasas o pepitas de chocolate. Tiene forma cilíndrica. Podemos acompañarlo de chocolate caliente o con un vino dulce. Con un poquito de nata tampoco está mal. Yo lo suelo tomar para desayunar o para merendar.

La elaboración es un poco complicada porque se tiene que hacer como mínimo en dos días. La masa tiene que subir para poder tener una textura esponjosa. Mi experiencia es de empezar la noche anterior al día en el que se quiere consumir.

Qué necesitamos (para dos moldes de 800 g):

Ingredientes

Ingredientes

Para la masa madre:

  • 280 g harina de fuerza de trigo
  • 200 ml agua templada
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno o normal
  • 25 g levadura fresca  o un sobre de levadura seca de panadería

Para la masa central:

  • 500 g harina de fuerza de trigo
  • 25 g levadura fresca o un sobre de levadura seca de panadería
  • 150 g azúcar moreno o normal
  • 200 g mantequilla o margarina
  • 2 huevos
  • 100 ml leche
  • 1 cucharada de ralladura de naranja
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 1 cucharadita de jenjibre molido
  • media cucharadita de cardamomo molido
  • 4 cucharadas de coco rallado
  • 350 g de frutas confitadas
  • pepitas de chocolate (opcional)
  • pasas (opcional)
  • una pizca de sal

Para decorar:

  • azúcar moreno
  • 1 huevo batido
  • almendras laminadas

Dudas, aclaraciones previas antes de ponernos a cocinar.

Esto de la harina de fuerza… ¿qué es?

En casi todas las recetas que he visto por internet se emplea harina de fuerza, que es una harina de trigo que tiene más gluten de lo normal. El gluten es una proteína que hace que las masas sean más elásticas y consistentes, además de acelerar el proceso de leudado. La levadura “ataca” a esta proteína y hace que se generen las típicas burbujitas de aire que hacen que las masa se hinche o suba rápidamente.

¿Dónde encuentro esta harina?

Yo la he visto en el Lidl, pero supongo que en cualquier supermercado está disponible. Yo para la receta, utilicé harina de trigo normal porque no tenía de la de fuerza. Lo único que hice fue tamizarla varias veces con un colador para que cogiera un poco de aire.

Esto de leudo, levar, leudar… ¿qué es?

En muchas recetas de masas de pan o de bollo tipo brioche, donuts… váis a encontrar palabras como levar, leudado, leudar… etc.  ¿No os pasa a veces que leéis una receta y no sabéis ni lo que significan ciertas palabras? A mí me pasa y me da tanta rabia… Paarece que son recetas escritas exclusivamente para cocineros profesionales y no para cocineros aficionados.  La verdad es que me ha picado la curiosidad de estas palabras y las he buscado en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: leudo, leudar y levar. La primera de ellas es un adjetivo y significa ” Dicho de una masa o de un pan: Fermentado con levadura”. Leudar es “Dar fermento a la masa con la levadura”. Levar tiene varias acepciones; nosotros nos tenemos que quedar con la segunda que significa levantar. Si, efectivamente, cuando utilizamos el verbo levar en ámbitos culinarios, nos referimos a levantar, en este caso levantar una masa, o lo que es lo mismo subir o fermentar.

Levadura fresca… ¿eso qué es? ¿dónde la compro?

Primeramente explicar que la levadura es un fermento que reacciona químicamente con los azúcares de la harina, produciendo un gas, que es el que hace subir la masa. En el mercado encontramos dos tipos de levadura: la química y la natural. ¿Cómo las diferenciamos? Es fácil; nada complicado.

La levadura química es la típica que siempre tenemos en casa. Se vende en sobres individuales; es un polvo blanco basado en bicarbonatos y otros ingredientes. Dentro de la cocina a veces se la menciona directamente como levadura Royal. Royal es una marca muy popular en España, la de los sobres rojos. Se puede comprar en cualquier supermercado en la sección de productos de repostería. Antiguamente nuestras madres o abuelas usaban directamente bicarbonato sódico o sobres de gaseosa (si, aunque no os lo creáis vendían sobres con polvos para hacer esta bebida en casa). Si pincháis aquí, veréis que todavía se siguen vendiendo estos sobres.

La levadura natural puede ser de dos tipos: fresca o llamada de panadería o seca.

– La fresca suele venir en forma de bloque rectangular. Se tiene que conservar en frío y caduda rápidamente porque es una materia viva o natural. En el supermercado la puedes encontrar en la sección de refrigerados en cubos de unos 25 g. Yo la suelo comprar en la panadería de mi barrio; allí me la venden al por mayor. Y lo que hago es congelarla en bloques pequeñitos. Esta levadura hay que diluirla en agua o leche tibia antes de incorporarla a la harina.

– la levadura seca viene en sobres; es la misma que la fresca pero está deshidratada y convertida en granitos, es decir, granulada. Se puede añadir a la harina sin tener que diluirla previamente y su caducidad es larga.

¿Dónde compro moldes para hacer panettones?

La gran pregunta del millón para los que nos gusta la repostería. Vemos una receta muy chula, la queremos hacer y no tenemos moldes… Yo, respecto a los panettones he leído de todo, desde comprar los moldes hasta hacerlos en casa con papel de hornear y una lata de galletas gigante.

Yo personalmente fui a comprarlos a una tienda de artículos de repostería que hay cerquita de mi casa. Habré pasado un montón de veces por la puerta y siempre he tenido la curiosidad de entrar para ver lo que se vendía. Así que esta vez me decidí y bueno, la verdad es que dieron ganas de comprarme “una de cada” que se dice en español. Tenéis de todo y en cuestión de moldes de papel hay una oferta bastante buena. Lo malo, que hay que comprar al por mayor. Yo me tuve que comprar veinticinco moldes de panettone de 800 g a 9,20€ el paquete de veinticinco. Si alguno/a quiere adentrarse y probar a hacer este bollo yo tengo moldes de sobra…. El contacto de la tienda es Comercial Mínguez, calle Valverde, 28. 28004 Madrid. El horario es de lunes a viernes de 10:00 a 19:00 y el sábado de 10:00 a 14:00. Tienen tienda on-line en internet.

 Ahora vamos ya a la receta.

Cómo lo hacemos:

Antes ya he comentado que no es una receta para hacer con prisas; hay que tomarse su tiempo e ir despacito. Cuando trabajamos con masas que tienen levadura fresca y que tienen que subir hay que respetar los tiempos de reposo a rajatabla. Si no la masa, en vez de quedar esponjosa, quedará dura.

Tamizamos la harina y la disponemos en una fuente honda y grande.

Tamizamos la harina

Tamizamos la harina

Por otro lado ponemos en un vaso el agua templada y diluimos la levadura fresca. Añadimos las cucharaditas de azúcar.

Diluímos la levadura en el agua

Diluimos la levadura en el agua

Mezclamos la harina con la levadura diluída hasta formar una bola. Tapamos el bol con un film plástico y un trapo y dejamos reposar mínimo doce horas. Os recomiendo que la masa madre la hagáis por la noche. Así estaría lista para el día siguiente.

Ahora pasamos a hacer la siguiente masa.

Lo primero que hacemos es rallar la cáscara de naranja. La mezclamos con el azúcar. Yo utilicé azúcar moreno; en el Lidl ya la venden, la verdad es que está muy bien. Si no tenéis azúcar moreno, pues la blanquilla de toda la vida. Removemos para que se mezcle todo bien.

Rallamos la cáscara de naranja y la mezclamos con el azúcar

Rallamos la cáscara de naranja y la mezclamos con el azúcar

En una fuente echamos la harina previamente tamizada, la mantequilla tibia, el jenjibre, el cardamomo, la sal, las dos cucharadas de coco y dos huevos ligeramente batidos. Lo mezclamos bien y lo amasamos primeramente con una cucharada de madera y luego con las manos.

Diluimos la levadura en la leche tibia; añadimos dos cucharadas de agua de azahar. Removemos bien. Lo incorporamos a la masa junto con el azúcar y la ralladura de naranja. Amasamos para que todos los nuevos ingredientes se mezclen por partes iguales.

Cuando todos los ingredientes estén bien mezclados es hora de incorporar la masa madre. Vamos haciéndolo despacito. Esta nueva masa la tendremos que dejar reposar entre una hora y hora y media tapada con un film y con un trapo de cocina.

Pasado el tiempo, la masa ha tenido que subir el doble. Es momento de echar las frutitas confitadas. Yo lo que hice fue cortar en cachitos pequeñitos las frutitas y después las enhariné un poquito. Se supone que así no se te van al fondo del bollo. Esparcimos un poquito de harina sobre la masa, echamos las frutitas y amasamos ligeramente. Si no os gustan las frutas, podéis poner pasas o perlitas de chocolate.

La masa resultante la tenemos que poner en los moldes de panettone. La masa tiene que cubrir 1/2 o 1/3 del molde.  Tenemos que dejar reposar como otra hora hasta que la masa haya subido hasta cubrir 1/3 del molde.

Ahora solo falta decorarlo. Encendemos el horno y lo precalentamos a 180º. Batimos un huevo y pintamos los panettones. Espolvoreamos azúcar moreno y almendras laminadas. Tiene que estar en el horno unos 40-50 minutos a 180º. Puede que se haga antes… la casa empezará a oler a bollo…

Este es el resultado:

33-resultadoUnas cuantas más fotos…:

Por dentro quedó esponjoso.

38-vista del interior

¡En el trabajo se pensaron que era comprado!

Plum Cake de calabacines de la huerta, jenjibre, cardamomo y canela

Cake de calabacín y especias

Cake de calabacín y especias

Estamos en pleno mes de agosto y las huertas están dando sus frutos de temporada: pimientos, calabacines, tomates, berenjenas, acelgas, pepinos…etc.  Y no hay nada como tener un huerto propio, aunque sea mini, mini. Este no es mi caso (snif, snif), pero tengo la suerte de tener personas a mi alrededor que sí que lo tienen; por ejemplo, los vecinos de parcela de mis padres. Como tienen execedentes de verduras se las regalan y claro, mi madre  ya no sabe qué hacer… las recetas se acaban.

Hace un par de días mi madre me dio un par de calabacines y quería probar a hacer algo diferente que no fuera crema de calabacín, calabacines con nata, calabacines plancha, calabacines rellenos, pisto… etc. En algún sitio leí que el calabacín también se podía utilizar para hacer bizcochos y se me ocurrió probar. No sabía si sería un bizcocho dulce o salado, pero me puse manos a la obra. De paso los llevé a la oficina (mis conejillos de indias culinarios) con motivo de la marcha de mi compi de departamento a Alemania.

Y como siempre… no quedaron ni las migas.

La receta que os presento es una variante de la que encontré en internet en el blog de la Cocina de Deleyn. Ella la hace ayudándose de una máquina amasadora tipo termomix, pero como yo no tengo, todo lo hice manualmente.

Ingredientes

Ingredientes

Qué necesitamos (para un molde rectangular normalito de Plum Cake; yo hice dos y simplemente doblé la cantidad):

  • 120 g nueces
  • 150 g azúcar blanquilla o moreno
  • ralladura de un limón
  • 1 sobre levadura química
  • 250 g calabacín rallado (un calabacín grandote)
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 100 g mantequilla
  • 180 g harina
  • 1 cucharada de canela
  • 1 cucharadita de cardamomo
  • 1 cucharadita de jenjibre
  • 25 ml de brandy/ whisky
  • azúcar glacé
  • corazones de azúcar (mi padre me los regaló y son del LIDL)

Cómo lo hacemos:

Lo primero que tenemos que hacer es echar el azúcar en una ensaladera. Podéis utilizar azúcar blanca o azúcar moreno. Como se quiera. Y cogemos el limón, lo lavamos y rallamos la cáscara.

Rallamos cáscara de limón

Rallamos cáscara de limón

Luego añadimos los huevos y batimos bien.

Añadimos los huevos

Añadimos los huevos

Ahora nos toca rallar el calabacín. Hay que procurar quitarle todo el jugo que pueda salir. Después de escurrirlo bien, lo incorporamos a la mezcla anterior.

Rallamos el calabacín

Rallamos el calabacín

El turno de la mantequilla… ésta ha de estar tibia. Removemos con cuidado.

Incorporamos la mantequilla

Incorporamos la mantequilla

El turno a las especias: canela, cardamomo y jengibre. Removemos.

Añadimos la canela, el cardamomo y el jenjibre

Añadimos la canela, el cardamomo y el jenjibre

Por último echamos la harina y la levadura. Seguimos mezclando y removiendo.
Harina  y levadura

Harina y levadura

 Que no se nos olvide el chorrito de brandy o whisky. Ya tenemos casi lista la masa.
Masa preparada

Masa preparada

Troceamos las nueces un poquito, las enharinamos y las incorporamos a la masa. Mezclamos con cuidado. El hecho de enharinar las nueces es para que no se vayan al fondo del plum cake. Este es un truco que sirve para cualquier fruto seco o pasas que queramos incorporar a un bizcocho. Vamos precalentando el horno a 180º.
Troceamos las nueces

Troceamos las nueces

Las enharinamos

Las enharinamos

Preparamos los moldes de horno. Hay dos opciones: o engrasamos los moldes y los enhariamos o como hice yo, los forré con papel de hornear. Vertemos la masa y dejamos cocer los cakes unos cuarenta minutos a 180º.
Vertemos la masa en los moldes

Vertemos la masa en los moldes

Después de cuarenta minutos este es el resultado:
Resultado

Resultado

Ahora os los presento decorados. Simplemente los quité de los moldes y los puse en unos platos decorados con unas servilletas de papel recortadas. Espolvoreé azúcar glacé sobre ellos y unos corazones de azúcar.
Decorados

Decorados

Una foto más de cerca…
decorados

decorados

Buena pinta, ¿no? Se nota que es la mesa de la oficina…
detalle

detalle

Y aquí una porción de bizcocho.
detalle

detalle

Se acabaron en un santiamén…
d

El último trozo

Y finalmente solo quedaron corazones de azúcar…
Solo quedaron los corazoncitos

Solo quedaron los corazoncitos

Para merendar…. bizcotaza de brownie de chocolate

Mira que soy asidua a blogs de repostería y de cocina en general y poco sabía de esta receta. Bueno, supongo que mi desconocimiento es debido a

Taza brownie de chocolate

Taza brownie de chocolate

que no soy muy amiga de los microondas y menos de cocinar con ellos. Pero bueno, hay que arriesgarse, probar y luego decidir…

El viernes pasado celebramos el cumple de mi primo David en casa de su hermana. Y hablando con ella de mi blog y de mis recetas en su cocina (qué lugar más auténtico para una fiesta), me comentó que si no conocía la receta de las “bizcotazas”.  Y me enseñó un trozo de papel que tenía colgado en la nevera. Una cosa tan simple y no lo había oído nunca. Amaya (mi prima) me contó que era superfácil de hacer. Yo me quedé con “la copla” y ahí quedó todo. Por cierto lo pasamos muy bien en el cumple y espero que mi primo se ponga las camisas que le regalé (ahora que sé que su talla es la S).

Y llegó la tarde del sábado. Aburrida en casa, no sabía si irme a tomar un café al Starbucks o quedarme en casita tranquilamente. Empecé a organizar papeles y me salió un ticket de la última vez que estuve en una cafetería de esta cadena: un café moca pequeño y un rollo de canela por 5,75€… La verdad es que se me quitaron las ganas… ¡qué caro! Y no es que sea pesetera, pero por un café y un bollito me parece una pasada. Un caprichito no hace mal a nadie, pero tal como están las cosas me sale la vena ahorradora. Pensando en ir, no ir, tomarme algo en casa (que me saldría más económico), me vino a la cabeza la receta de mi primita. ¡Qué mejor excusa para no salir ya y ponerme a investigar!

Bueno la de recetas que hay por internet… Cada una con diferentes ingredientes, texturas, rellenos…. etc y vi una que me impactó: taza brownie de chocolate. Leí la receta y más o menos tenía casi todos los ingredientes. Y me decidí a probar tuneando un poco la receta original…

¡Vaya merendola que me pegué! Aunque he de reconocer que la textura del microondas no tiene nada que ver con la del horno, pero para una cosita así puede valer.

Ingredientes

Ingredientes

Qué necesitamos (para dos tazas):

  • 1 huevo
  • 4 cucharadas de harina
  • 8 onzas de chocolate negro
  • 1 punta de cuchillo de levadura química
  • 6 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de aceite
  • 3 cucharadas de azúcar
  • un puñado de nueces
  • sirope de chocolate (opcional)
  • azúcar glas (opcional)

Consejitos/truquis:

  • Si no tenéis chocolate de tableta podéis añadir cacao en polvo. Con Colacao o Nesquick no saldrá igual, pero bueno si no hay otra cosa.
  • Si no tenéis sirope de chocolate, se puede desleir un par de onzas con una cuhcaradita de leche.
  • Se puede rellenar de Nocilla o Nutela.
  • Como acompañamiento a esta receta el helado de vanilla o nata montada le irá fenomenal.
  • También se puede hacer la receta sin chocolate; se le puede añadir ralladura de limón, naranja… etc y saldrá con un aroma exquisito.
  • Hay que comerlos en el momento o como muy tarde al día siguiente. Al ser una receta de microondas se vuelven un poco gomosos de un día para otro.
  • Y por último, tengo que probarlo a hacer en el horno normal y corriente. Venden unos cacharritos pequeños resistentes al calor (yo recuerdo que compré algunos cuantos y los tengo en alguna caja de mudanza guardados). Seguro que al ser tan poquita masa en unos diez minutos a unos 180º salen buenos, buenos.

Cómo se prepara:

Cortamos cuatro onzas de chocolate en trocitos y las ponemos en un bol junto con la leche. Lo metemos en el microondas minuto -minuto y medio a potencia máxima (según los watios de vuestro aparato).

Fundimos el chocolate con la leche

Fundimos el chocolate con la leche

Lo sacamos, removemos y lo dejamos enfriar un poquito.

Removemos

Removemos

Por otro lado batimos en una ensaladera el huevo y el azúcar.

Batimos el huevo y el azúcar

Batimos el huevo y el azúcar

Incorporamos la harina y la levadura.

Incorporamos harina y levadura

Echamos una cucharadita de sirope de chocolate. Si no tenéis no pasa nada. Os saltáis este paso.

Sirope de chocolate

Sirope de chocolate

Incorporamos el chocolate desleido en la leche y removemos bien. Es importante que el chocolate no esté caliente porque si no el huevo se nos haría hilitos  y quedaría fatal la receta.

Incorporamos el chocolate desleido

Incorporamos el chocolate desleido

Por último añadimos las nueces partidas en trocitos y el aceite. Podemos enharinar un poquito las nueces para que no se nos vayan al fondo de la taza.

Nueces picadas y aceite

Nueces picadas y aceite

Dividimos la masa entre las dos tazas.

Tazas rellenas

Tazas rellenas

Añadimos dos onzas de chocolate en cada taza y las hundimos. Yo no las enhariné y se me fueron al fondo. Así que ya sabéis, las pasáis en un platito con harina y las metéis en la masa. He visto en otras recetas que ponen como relleno un par de cucharadas de Nocilla o Nutela. Esto ya a gusto de cada uno.

Onzas de chocolate

Onzas de chocolate

Y ahora al micro cuatro minutos a potencia máxima (mi horno es de 750 watios). Mi micro es un poco viejuno, tal y como podréis comprobar en la foto.

Cuatro minutos al microondas

Cuatro minutos al microondas

Y este es el resultado.

Resultado

Resultado

Ahí un primer plano.

Primer plano

Primer plano

Desmoldamos con la ayuda de un cuchillo para presentarlo bonito. Cuidado al desmoldar porque la masa se puede haber pegado un poquito a la taza. Otra opción es tomar el brownie de la misma taza, pero a mi me gustó más la idea de desmoldarlo y decorarlo con más chocolate.

Desmoldando con la ayuda de un cuchillo

Desmoldando con la ayuda de un cuchillo

Decoramos con sirope de chocolate y un poco de azúcar glas.

Resultado final

Resultado final

Un primer planooooo….

Una foto macro

Una foto macro

¡Cómo me puse de chocolate!

Ñami, ñami...

Ñami, ñami…

El tradicional roscón de Reyes (I): mi versión

Mi roscón

Mi roscón

Siempre hay una primera vez para todo, ¿no?

Hace muchos años mi madre y yo decidimos hacer un roscón de reyes y la verdad es que fue un desastre. Adelanto ya, que la masa del roscón hay que dejarla reposar. Y nosotras la dejamos reposar demasiado… Nos fuimos a dar una vuelta y cuando volvimos, se nos había salido la masa de la ensaladera donde la habíamos dejado… toda la cocina “chorreaba” pasta. Tuvimos que recoger el desastre y seguimos adelante con la receta… pero el resultado fue un poco desastroso.

Este año 2013 me decidí a probar suerte yo solita. Siempre he oído que el roscón es difícil de hacer, que lleva muchas horas y bla, bla, bla. Ahora, después de hacerlo, opino que el tiempo de reposo es fundamental (pero no pasarse de horas como hice con mi madre cuando era pequeña).

Antes de nada me metí en Internet a mirar recetas de roscones a ver si alguna me convencía. Tres fueron las finalistas:

–          la receta de Alma en su blog Objetivo: cupcake perfecto.

–          la receta de Javi en su blog Javirecetas.

–          la receta de RTVE en su programa Las Mañana de la Uno.

La receta final que hice fue una mezcla de las tres. En la cocina hay que innovar y experimentar.

Qué necesitamos:

Ingredientes

Ingredientes

Masa.

  • 600 g. harina
  • 100 g. mantequilla/margarina blanda
  • 100 g. azúcar
  • Ralladura de una naranja
  • 125 ml leche
  • Dos cucharadas de ron añejo (yo utilicé el Bacardí de toda la vida)
  • Dos cucharadas de agua de azahar
  • 25 g. levadura fresca de panadería
  • 2 huevos
  • Papel de horno
  • Figurita de roscón/habas

Decoración.

  • Almendras laminadas
  • 1 huevo
  • Frutas escarchadas
  • Azúcar

Relleno.

  • 2 bricks de nata líquida para montar
  • 2 sobres de azúcar vainillada
  • 2 sobres de polvos para endurecer nata

Consejos:

  • Agua de azahar: mi madre la compró en la farmacia, aunque leí en el blog de Javirecetas que no se debía utilizar. Mi madre preguntó a la farmacéutica y le comentó que es la que se utiliza normalmente para hacer roscones.
  • Levadura de panadería: mi madre me compró un bloque en la panadería de al lado de mi casa. El bloque era de 500 g e hice un cálculo a ojo. El resto de levadura la congelé en daditos para otros menesteres (pizza, pan… etc.). También se puede utilizar levadura de panadería seca. En este caso es recomendable seguir las instrucciones del fabricante.
  • Frutas escarchadas: yo compré una selección de frutas tropicales; personalmente la fruta escarchada a mí no me gusta nada, pero bueno por darle un toque tradicional las puse. Otra opción que he visto es cortar una naranja en rodajas superfinas, cubrirlas con azúcar y dejarlas macerar un rato largo antes de colocarlas en el roscón.
  • Polvos para endurecer la nata o Sahnefest/Sahnesteig: estos sobres los suelo comprar en Alemania, pero aquí los he llegado a comprar en el Aldi. No obstante esto es optativo. No pasa nada si no se echa a la nata.

Cómo se hace:

Mezclamos mantequilla y azúcar

Mezclamos mantequilla y azúcar

En un bol echamos la harina y hacemos un hueco en medio. Por otro lado, en un cuenco más pequeño mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema homogénea. La ponemos en medio de la harina junto con la ralladura de la naranja, la sal, las dos cucharadas de ron y de agua de azahar, y por último los dos huevos.

Mezclamos todos los ingredientes

Mezclamos todos los ingredientes

Templamos un poquito la leche en el microondas o en un cazo y diluimos en ella la levadura fresca acompañada de una cucharadita de azúcar. Poco a poco incorporamos el líquido a la masa.

Diluir levadura fresca con leche tibia y un poco de azúcar

Diluir levadura fresca con leche tibia y un poco de azúcar

Amasamos bien la pasta con las manos. Con la masa debemos hacer una bola que vamos a dejar reposar mínimo una hora y media en un sitio templado. Yo envolví el bol con un film de plástico y lo cubrí con un paño.

Dejamos reposar la masa hora y media

Dejamos reposar la masa hora y media

Transcurrido ese tiempo, la masa ha debido de doblar su tamaño. Amasamos un poquito de nuevo la bola y hacemos un agujero en medio con la mano. ¡Gracias Mami por ayudarme con las fotos!

Masa después de hora y media

Masa después de hora y media

Hacemos el agujerito

Hacemos el agujerito

Y poco a poco vamos haciendo una rosca. OJO, a lo mejor la masa está muy pegajosa en este momento y debéis echar más harina; id echando según os la pida la masa.

Poco a poco se ve el agujerito

Poco a poco se ve el agujerito

Ponemos papel de horno en la bandeja. Dejamos la rosca en la bandeja y le damos una formita más adecuada, intentando dejar en medio un agujero grande (la masa sube mucho).

Dándole forma

Dándole forma

Ahora es el momento de introducir las sorpresas en la masa; yo cogí figuritas de roscones de otros años y un haba; los envolví en film y los introduje por debajo de la masa para que no se notara. Ya con su formita lo dejamos reposar otra vez como mínimo una hora. Lo volvemos a tapar con film y un trapo. En esa hora ha de doblar su tamaño.

Dejar reposar mínimo una hora

Dejar reposar mínimo una hora

Por último y transcurrida esa hora, empezamos a precalentar el horno. Hay que ponerlo a unos 170º (yo utilizo un horno de convección).

Después de una hora

Después de una hora

Batimos un huevo, pintamos el roscón, ponemos las frutas escarchadas, el azúcar, las almendras laminadas y ¡al horno durante quince – veinte minutos como mucho…! en seguida huele toda la casa a bollo rico, rico.

Roscón listo para el horno

Roscón listo para el horno

Después de 15-20 minutos

Después de 15-20 minutos

Una vista más de cerca

Una vista más de cerca

Nata montada

Para batir la nata la echamos en un vaso alto, si tenéis en la batidora un accesorio de varillas lo ponéis. Batid unos segundos y echadle el azúcar vainillado y los polvos para endurecer la nata (esto es opcional). Seguir batiendo y cuando tenga una consistencia buena (le dais la vuelta al vaso y la nata no resbala) ya está batida.

Si queréis rellenar el roscón éste ha de estar frío. Yo al final no lo rellené; hice la nata y luego cada uno se echó lo que quiso.

Mi trozo de roscón con nata

Mi trozo de roscón con nata

¡A mis compañeros les gustó mucho! De hecho no quedó nada de nada; ni siquiera sobró nata.

Degustando el roscón en la oficina...

Degustando el roscón en la oficina…