Un aperitivo veraniego: pinchos de tomate cherry, queso fresco, anchoas y pepinillos

Brochetas de tomatito, pepinillo, queso fresco y anchoa

Brochetas de tomatito, pepinillo, queso fresco y anchoa

La verdad es que este pinchito se me ocurrió para la cena de Nochebuena… Si, ya hace tiempo, pero es que salieron tan buenos y la foto tan bonita… Sólo hice la foto final. Del “cómo se hizo” no hay nada.

Hoy me he acordado de este entrante. Entre el calor que hace, la temporada de terracitas, el que por la noche no apetece hacer mucho de cenar… me ha parecido interesante “sacar a la luz” estos pinchos..

Qué es lo que necesitamos.

  • tomatitos cherry
  • anchoas en lata o botecito de cristal
  • pepinillos agridulces
  • queso fresco (aquí podéis decantaros por comprar tarrinas de queso o blister de porciones individuales, bolitas de mozzarella, queso feta… etc)
  • sal de hierbas o sal común
  • aceite
  • hojas de albahaca
  • palillos grandes

Cómo lo hacemos.

Pues es muy fácil.

Cogemos los tomatitos, los lavamos y los partimos los tomatitos en dos partes. Nos van a servir para empezar la minibrocheta y acabarla.

Por otro lado los pepinillos también los partimos en trocitos.

Si compramos queso fresco hay que hacer cuadraditos más o menos grandecitos para que al clavar el palillo no se rompan. A mí se me rompieron unos cuantos. Hay que tener un poquito de maña. Así que recomiendo bolitas de mozzarella o de queso feta.

Las anchoas las podemos partir por la mitad para que nos cundan un poquito más.

Ya tenemos todo cortadito así que podemos comenzar a montar la brochetita. Primero una mitad de tomate, luego un trocito de pepinillo, el queso, la anchoa y cerramos con la otra mitad de tomate. Los pinchitos los vamos disponiendo en un platito grande.

Como aderezo, un aceite rápido de albahaca: ponemos en un vaso alto de batir las hojas de albahaca y el aceite. Mezclamos con la batidora un par de minutos. Cogemos una cucharita pequeña y vamos echando este aceite sobre las brochetas. Salamos a gusto ¡y ya listo!

No es una gran receta, pero para un aperitivito es algo práctico…  Tengo en mente próximamente explicar mi versión de la crema de puerro o Vichissoy y una crema de melón fresquita. Y entre mis próximos experimentos hacer mantequilla casera y el gazpacho de remolacha.

Último aporte de este año: dip de pimientos del Piquillo con atún.

Dip de pimientos del Piquillo y de atún

Dip de pimientos del Piquillo y de atún

No quiero despedir el año 2014 sin poner receta alguna. He revisado mis archivos fotográficos y tengo más fotos de comida que recetas publicadas. Uno de mis retos para el próximo año, publicarlas todas y ponerme al día con el blog. Cocino, cocino y no escribo.

Este último trimestre ha sido muy agitado para mí: nueva casa, nuevos vecinos, nuevas aventuras, nuevas experiencias, nuevos amigos montañeros… y me siento feliz y contenta. He de apretarme el cinturón al máximo hasta que me lleguen las primeras facturas de la luz, el teléfono y el gas, pero todo es llevadero.

Sobre mi trabajo, pues muy agradecida por tenerlo tal como está el panorama en España. Cada día más cosas que hacer, más responsabilidades, pero con muchas ganas y mucho optimismo. Mi empresa nunca deja de sorprenderme y, aunque mi trabajo no es de los más agradables, de todo se aprende.

A propósito de mi empresa, este año el evento que preparó mi compañera Laura para celebrar la Navidad me encantó.. Días antes solo nos enviaron un planning del día: una actividad sorpresa a media mañana, comida, tiempo libre y luego cenita y copitas. El caso es que nos vino a recoger a la oficina un autobús. No os podéis imaginar el pequeño atasco que se formó en la Gran Vía de Madrid mientras más de cuarenta personas se subían y se sentaban. Cuando todos estábamos aposentados, el autobús se puso en marcha rumbo a lo desconocido. Nadie sabía nada; a media ruta nos comunicaron por el micrófono que íbamos a un paint ball, que como muchas personas lo habian solicitado pues que este año por fin íbamos a ir. Se formó un poco de revuelo… que si los moratones, que si llevo gafas, que si estoy con tacones…. Depués de un ratito en el autobús, éste se paró y nos tuvimos que bajar en una calle. Pues bueno ¡Fue todo una mentira! No hubo paint ball ni nada por el estilo… ¡¡¡nos llevaron a una escuela de cocina!!! No me lo podia creer… con las ganas que tenía de ir a una. El nombre de la escuela es Escuela de Cocina Cayena. Podéis visitar la página web si pinchais aquí o en la foto.

Tarjeta de visita de Cayena Cocina

Tarjeta de visita de Cayena Cocina

Nos dividieron en tres grupos y todos íbamos a pasar por los tres talleres que habían montado: uno para aprender a cortar jamón, otro para preparar cócteles (Daiquiris, Mojitos, Caipirinha…) y el último de cocina. Lo llaman “Cooking Team Party”. Es decir, todo lo que aprendimos a cocinar nos lo comimos después. Fueron minitapas y comimos en plan cóctel. Nada de estar sentados. Y mientras aprendiamos todo, nos servían de beber vino, cerveza… ¡pena no haberme llevado mi cámara de fotos!.

¿Qué platos hicimos? Crema de zanahoria, yuca frita, dim sum, bocatines de roast beef, cazón en adobo, presa ibérica y tocino, croquetitas de jamón y huevo, samosas de pollo, tarta de plátanos… la verdad es que hubo comida de sobra. Y todo buenísimo. Las recetas de todos los platos las tengo… solo me falta ponerlas en práctica. El caso es que en toda la escuela había una salsa colorada acompañada de patatas y yuca frita en cuencos. La verdad es que estaba buenísima y nos quedamos con las ganas de saber lo que era. Laura nos consiguió la receta y esta Nochebuena la he hecho. Y he triunfado… a mi familia les ha encantado. Además es superfácil de hacer y con ingredientes básicos: queso crema, pimientos del Piquillo, atún de lata…

Qué es lo que necesitamos:

Ingredientes

Ingredientes

  • 250 g queso crema tipo Philadelphia
  • 50 g pimiento del Piquillo
  • 50 g de atún al natural
  • panecillos para untar
  • albahaca/perejíl para decorar

 

Cómo lo hacemos:

Lo primero que vamos a hacer es abrir la lata de atún y la escurrimos en un colador para quitarle todo el líquido que traiga.

Escurrumos el atún

Escurrimos el atún

Hacemos lo mismo con los pimientos; abrimos la lata, escurrimos y lo ponemos en un vaso de batidora. Yo lo puse en el complemento que tengo que es para picar.

Ponemos el pimiento en la trituradora

Ponemos el pimiento en la trituradora

Añadimos el atún y procedemos a triturar.

Incorporamos el atún

Incorporamos el atún

Mezclamos

Mezclamos

Detalle de cómo tiene que quedar más o menos.

Detalle

Detalle

Ahora cogemos una ensaladera y echamos el queso crema.

Ponemos el queso en una ensaladera grande

Ponemos el queso en una ensaladera grande

Mezclamos el queso con la crema de pimiento y atún con la ayuda de una espátula.

Mezclamos con la ayuda de una espátula

Mezclamos con la ayuda de una espátula

¿Váis viendo el resultado?

Mezclamos

Mezclamos

Este es el resultado. Yo os sugiero que lo dejéis unas horas reposar en la nevera para que tome consistencia.

Resultado

Resultado

Y esta es mi sugerencia de presentación… Si queréis se puede decorar con una hojita de perejíl o albahaca.

Sugerencia de presentación

Sugerencia de presentación

Ampliación para que veáis la textura.

Ampliación

Ampliación

Se puede acompañar de panecillos, patatas o yuca frita… Eso ya a  vuestro gusto…

Y por este año ya no me da tiempo a escribir más recetas. Os deseo una buena entrada en este año 2015 y que todos vuestros deseos se cumplan. Prometo seguir con mi querido blog; elaborando recetas, poniendo fotitos, siguiendo con la página en facebook… cuando el tiempo me lo permita porque las ganas no se me quitan en absoluto.

Caminante son tus huellas  el camino y nada más

Caminante son tus huellas el camino y nada más

 

Edamame, el aperitivo de moda japonés

Hoy vamos a hablar de un plato exótico que se llama Edamame. Un descubrimiento gracias a mis padres. Digo que es exótico porque proviene de Japón.

Edadame

Edadame

Hace unos días mi madre me trajo unas tarrinas de vainas frescas de soja. Me comentó que un amigo que trabaja en un restaurante japonés de sushi se las había llevado y que como a mí me gustaba la soja pues que me las daba. Por lo que observé eran como las vainas frescas de guisantes. Y ahí las dejé en la nevera hasta hoy. Ayer me decidí a cocinarlas para que no se me estropearan (aunque ya estaban cadudacas…). Llamé a mi madre para preguntar y bueno había decidido a hacerlas como hago las habas frescas: rehogadas con cebollita, jamoncito, aceite, sal y un poco de pimentón picante. Pero bueno, curiosa de mí me puse a buscar recetas alternativas en la web…. Y me encontré que lo que tenía entre mis manos no eran simples vainas frescas de soja, sino una especialidad de la cocina japonesa llamada Edamame, un “top ten” dentro de los entrantes -snacks- más típicos del país nipón. Así que me he decidido a contaros un poquito lo que es y compartirlo con vosotros.

Básicamente el Edamame es un plato que consiste en vainas de soja hervidas en agua con sal. Algunos cocineros en vez de hervirlas las cocinan al vapor. Se sirven tal cual. Otra versión del mismo plato consiste en extraer la soja ya cocida y triturarla. De esta manera obtenemos una pasta similar a un paté para untar.

Leí en unos cuantos blogs que el Edamame son como las pipas, en cuantos los pruebas no paras de comerlos. Son adictivos. Con esta premisa, me decidí a abrir una bandeja, coger una vaina y probar… Y la verdad es que me llevé una sorpresa muy agradable; la soja estaba muy buena así en crudo. Empecé con una vaina y casi me como la tarrina entera.

Como se trata de soja, estamos ante un ingrediente con un alto contenido en proteinas vegetales, hidratos de carbono, fibra…  Tiene calcio, hierro, fósforo, sodio, vitaminas B y C. Ayuda a reducir el colesterol malo… Incluso es un alimento recomendado para deportistas de alto nivel.

¿Dónde puedo conseguir Edadame?

Tenemos dos formas de conseguirlo:

A) en restaurantes japoneses. En mi caso, la marca de la tarrina es Sushikiso, perteneciente a Telesushi.

B) comprarlas precococinadas o para hacerlas en casa. En este caso os propongo una lista de tiendas online y de Madrid a dónde podéis acudir en búsqueda de estas vainas. En un blog incluso leí que se podían encontrar en las neveras que tienen algunas tiendas de “chinos”.

Tiendas on line:

Tiendas en Madrid capital:

  • La tienda de Miya. Una pequeña tienda dentro del Mercado de Chamartín, en la calle Bolivia, 9.
  • “Supermercado Oriental” al lado del centro comercial de Príncipe Pío. C/ Mozart, 2.
  • Extremo Oriente, tienda situada en los bajos de Plaza España, al lado de la entrada al aparcamiento.
  • Yoka Kamada, situada en la calle de Santa Isabel 5.
  • Supermercado Oriental Hua Lian Food, en la calle Leganitos, 33.

 Ahora solo espero que si tenéis la oportunidad de probarlas lo hagáis. Están buenas y si las ponéis de picoteo en algún evento va a ser algo novedoso. Podemos sustituir las típicas patatas fritas de bolsa por algo más saludable…

Empanadillas al horno al estilo “sobras que tengo por la nevera…”

Empanadillas a mi estilo

Empanadillas a mi estilo

Pues si, al estilo ” sobras que tengo por la nevera”… ¿Qué pasa, qué nadie tiene minituppers con minisobras de comida? Si, si, esas pizcas que nos quedan de comida y no sabemos qué hacer hacer con ellas… Normalmente hay dos alternativas:

  • las tiramos
  •  las conservamos y después de un tiempo las tiramos o nos las comemos en plan aperitivo (porque claro, no da para más).

A mí me gusta un día a la semana cenar de minituppers de sobras… Es como si estuvieras en un bar tomándote unas tapitas, lo complementas con una cervecita y le echas imaginación.

Esta vez se me ocurrió hacer empanadillas… Razones: tenía abierto un paquete de obleas de empanadillas (el que utilicé para el post de las de manzana) y se me iba a estropear. ¿Y de qué las iba a rellenar? Mas claro, agua;  de las pizcas de comida que tenía en mi nevera.

Yo utilicé un poco de salsa de tomate que me había sobrado de unos spaguettis a la que añadí un huevo duro, una loncha de jamón york, unos taquitos de jamón serrano y un poco de queso fresco de cabra.

Ingredientes

Ingredientes

El huevo duro ya lo tenía cocido de otro día; así que lo único que hice fue pelarlo y cortalo en daditos.

picamos huevo duro

Picamos el huevo duro

Luego partí el queso de cabra en daditos…

Cortamos el quesito fresco

Cortamos el quesito fresco

Y por último, corté el jamón York en tiras. En el mismo bol en el que tenía la salsa de tomate eché todos los ingredientes y los mezclé (huevo, queso y los dos tipos de jamones). La salsa tenía de por sí maíz y orégano.

Mezclamos ingredientes

Mezclamos ingredientes

Forré una bandeja de horno con papel y puse las obleas. Estas empanadillas también se pueden freir en aceite, pero si las haces al horno no “engordan” tanto.

Obleas

Obleas

Las empecé a rellenar con una cucharadita y media de relleno por oblea. Y las cerré sellándolas con un tenedor.

Cerrando y sellando

Cerrando y sellando

Ya terminadas todas sólo faltaban los quince minutos de horno (más o menos). Yo las metí así sin más. No las pinté de huevo batido ni nada de nada. El huevo batido da brillo a la masa. Me salieron unas cuantas…

Bandeja de empanadillas

Bandeja de empanadillas

Y el resultado fue este:

Empanadillas hechas

Empanadillas hechas

Y presentación final de mis empanadillas para cenar.

Emplatadas

Emplatadas

Y ahora una foto ampliada del relleno:

Un primer plano

Un primer plano

¿A qué quedaron muy chulas?

El relleno de las empanadillas puede ser de cualquier cosa… ejemplo espinacas con queso fresco de cabra, empanadillas de jamón y queso, empanadillas rellenas de salsa carbonara… empanadillas rellenas de pisto casero, empanadillas rellenas de carne picada que nos ha sobrado de los spaguetti, una lata de atún mezclada con ketchup… etc.  Seguro que en la nevera hay algo que nos puede servir.

Sé que la marca La Cocinera ha sacado al mercado unos rellenos de carne y de atún para hacer empanadillas (pinchad aquí para verlos), pero la verdad es que prefiero aprovechar lo que tengo por casa (que siempre saldrá más económico y más sano).

Paté de aceitunas negras

Paté de aceitunas negras

Paté de aceitunas negras

Esta es una receta que descubrí en el año 2007 en internet. Estaba buscando algo fácil de hacer para llevar a mi comida anual navideña de familia. Y di en el clavo; un paté que te sirve como entrante para cualquier comida o cena. Y se conserva muy bien.

Con el tiempo la he ido perfeccionando; jugando con unas hierbas u otras; con echarle un diente de ajo o dos, tipos de aceite… Recuerdo que el primer año compré tres botes de aceitunas negras con hueso y me tiré tres horas deshuesando las olivas. De esa vez aprendí a fijarme más en lo que compro… (jajajaja).

Qué necesitamos:

  • Tres botes de aceitunas negras sin hueso

    Ingredientes

    Ingredientes

  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra variedad arbequina
  • 1 diente de ajo (también se le puede echar dos si os gusta un sabor más fuerte)
  • 2 cucharadas de romero seco
  • 2 cucharadas de tomillo seco
  • 1 cucharada de perejil
  • 1 bote de cristal vacío

Recomendaciones:

  • Es mejor hacer el paté por la noche (luego veréis por qué).
  • Merece la pena escoger un buen aceite.

Cómo lo hacemos:

Abrimos los botes de aceitunas negras, las escurrimos con ayuda de un colador y las partimos por la mitad. Las echamos en una ensaladera. Por otro lado, picamos el diente de ajo.

Aceitunas partidas y el ajito

Aceitunas partidas y el ajito

En un bote de cristal echamos el ajito con las hierbas (romero, tomillo y perejil) y el vaso de aceite. Lo cerramos y lo agitamos para que se mezclen los ingredientes.

Bote con el aceite, el ajito y las hierbas

Bote con el aceite, el ajito y las hierbas

Lo echamos en la ensaladera. Con una cuchara de palo removemos las aceitunas para que se impregnen del aceite. Tapamos la ensaladera con un papel de plástico y dejamos reposar toda la noche. Si se quiere se puede guardar en la nevera.

Aceitunas mezcladas con las hierbas, el ajo y el aceite

Aceitunas mezcladas con las hierbas, el ajo y el aceite

 Al día siguiente, si hemos guardado la mezcla en la nevera, la sacamos y la dejamos que coja temperatura ambiente. Vamos echando de poco en poco la mezcla de aceitunas (incluido el jugo que suelta) en un vaso de batidora y lo vamos batiendo.

Batiendo las aceitunas

Batiendo las aceitunas

Se puede batir hasta que quede una mezcla muy fina para que se asemeje a un paté o también se puede dejar más granulosa. Esto ya depende de cada uno y del tiempo de batido.

Paté de aceitunas

Paté de aceitunas

Por último se echa el paté en el mismo bote de cristal en donde hemos mezclado las hierbas y el aceite y terminado, listo para comer. El paté dura bastante y está muy bueno con cualquier pan, pan tostado, cruasanes…. Se conserva perfectamente en la nevera.

Paté untado en minicruasanes

Paté untado en minicruasanes

Aquí una sugerencia de presentación: con un trozo de queso fresco de cabra de la Vera.

Minicruasán con paté de aceitunas negras y queso de cabra de la Vera

Minicruasán con paté de aceitunas negras y queso de cabra de la Vera