Una tarta para estos días: mi versión del tronco de Navidad.

25-detalleLa semana pasada estuve recordando con un amigo los dulces que me gustaban cuando era pequeña. El que más me gustaba era la bamba de nata… uno de los bollos más simples que había en las pastelerías de entonces. Una especie de bollo hecho con pasta brioche partido por la mitad y relleno de nata. ¡Siempre me he conformado con cosas simples!

El caso es que una tarde se me antojó tomarme una bamba cuando salí de trabajar. El primer problema que me planteé fue en qué pastelería podría encontrar este manjar. Es un hecho, pero las pastelerías de toda la vida, las clásicas, las familiares, están desapareciendo por otras que son franquicias de grandes cadenas en las que la mayoría de productos que venden son congelados.  Yo, trabajando en el centro de Madrid, cerquita de la Gran Vía, empecé a echar cuentas y las únicas que se me ocurrían era el Horno de San Onofre, La Duquesita y la archifamosa La Mallorquina de Puerta del Sol.

La pastelería Horno de San Onofre la descarté por ser supercara, no por otra cosa. Tienen unas cosas superricas, de muy alta calidad, pero los precios son un poco altos. He visto en la web que la bamba la venden a 1.95€ y tiene una pintaza… No sé quizás cuando cobre en enero…

Mi querida Duquesita estaba en la calle Fernando VI y no me venía de paso a mi casa. Hoy me he enterado que cerró este mes de mayo. ¡Qué pena! Porque siempre se me caía la baba viendo los escaparates con los bollos, tartas, turrones… Pero por otro lado, parece que el pastelero Oriol Balaguer se ha hecho cargo del local y lo ha reabierto.  No os puedo confirmar a día de hoy si está funcionando ya. Pero me ha picado la curiosidad y un día me arcercaré.

Qué os puedo contar de La Mallorquina: pastelería en plena Puerta del Sol… Yo creo que me habré tomado allí un par de bollos en toda mi vida. Tiene dos plantas; en la inferior está la tienda -que siempre está abarrotada de personas- y en la planta superior tiene un salón de té. La verdad es que tiene una variedad increíble, pero es que siempre está repleta…

Como comprobaréis mis tres opciones no es que fueran las mejores, pero bueno, son las que me vinieron a la mente. Se me ocurrió asomarme a La Mallorquina y la cola para entrar llegaba a la calle, así que seguí mi camino hacia casa. Y en la calle Duque de Alba esquina a calle de los Estudios me topé con una pastelería -cafetería de las modernas, de estas franquiciadas, Panishop. Y entré muy desconfiada a ver si tenían. En una primera inspección a los mostradores no ví nada, pero finalmente si tenían. No eran tan grandes como las recuerdo de pequeña, pero para un caprichito me valían. Me costó 1, 40€.  Inciso, en esa calle hay otra pastelería muy moderna, la Pastelería del Duque, pero ahí no tenían bambas…

Bamba de nata

Bamba de nata

Bueno, el caso es que cuando estaba esperando mi turno, después de que me atendieran, la señora que iba detrás de mí le preguntó a la dependienta si podía encargar un tronco de Navidad. La dependienta le dijo que sí. Y ahí empezó mi curiosidad por este dulce que parece que es “típico” para Nochebuena. Mientras degustaba mi bamba, que me hizo recordar mi niñez, me planteé la posibilidad de hacerlo yo para mi familia. Y así hice.

Forma de tronco, lo que se dice tronco de árbol, no me salió, pero bueno mi adaptación también estuvo bien. Me explico, la base de esta tarta es hacer un bizcocho muy fino en la placa del horno y luego enrrollarlo tipo brazo de gitano. Mira que he hecho dulces en mi vida, pero cuando voy a enrrollar el bizcocho siempre se me rompe. Esta vez fui astuta y antes de arriesgarme, lo que hice fue cortar el bizcocho en tiras más o menos del mismo tamaño e ir poniendo capas de masa y crema en plan lasaña… El resultado: parece una tarta de galletas como las de toda la vida, pero no, es de bizcocho.

Estuve mirando ayer varias recetas en internet y vi una que me gustó. Luego, pues como hago siempre, añado y quito ingredientes a mi gusto. Hay recetas que rellenan el tronco con chocolate; el mío es de turrón de almendras.

Qué necesitamos:

Para el bizcocho

Ingredientes

Ingredientes

  • 70 gr. harina de trigo
  • 40 gr. harina de maíz
  • 80 gr. azúcar
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 1 cucharadita de levadura en polvo tipo Royal
  • 5 huevos
  • papel de hornear o papel Albal

Para el relleno:

  • una pastilla de turrón de Jijona o de almendra blandita ( +/- 200 gr)
  • 250 ml. nata líquida de montar

Para la cobertura:

  • 50 ml. nata líquida de montar
  • 70 gr. chocolate de corbertura (70 % cacao)
  • agua, azúcar (para hacer un almíbar ligero)

 

Cómo lo hacemos:

Lo primero que vamos a hacer es la crema del relleno de almendra. Cortamos el turrón en daditos y lo ponemos en un bol grande o ensaladera y lo aplastamos con un tenedor. Cogemos el vaso de la batidora o una ensaladera o un bol grande y ponemos el turrón aplastado y 100 ml de nata. Lo batimos todo hasta obtener una cremita.  Yo lo hice con la batidora amasadora de mi madre; directamente eché el turrón y la nata y me costó un montón que ligara todo. Por eso os recomiendo que cortéis el turrón en trocitos y lo aplastéis un poquito previamente.

Mezclamos el turrón con la nata

Mezclamos el turrón con la nata

 

Resultado de la mezcla

Resultado de la mezcla

La crema obtenida la tenemos que dividir en dos partes: una, para la crema de relleno y la otra, para la cobertura de la tarta. Las ponemos en cuencos diferentes. La que nos servirá para la cobertura la ponemos en la nevera a que enfríe.

Continuamos con la parte del relleno. Echamos la nata restante (150 ml) y batimos hasta obtener una cremita consistente. Reservamos en la nevera.

Añadimos el resto de la nata

Añadimos el resto de la nata

Y vamos a por el bizcocho. La verdad es que siempre me sale mal el bizcocho para hacer un tronco; ya os lo he comentado. La masa me sale bien, pero luego darle formita se me reompe… Pero todo es práctica. Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras con un poquito de sal a punto de nieve.

Montamos las claras a punto de nieve.

Montamos las claras a punto de nieve.

Por otro lado mezclamos el azúcar con las yemas. Añadimos la canela y el cardamomo.

Batimos yemas y azúcar

Batimos yemas y azúcar

 

Añadimos canela y cardamomo

Añadimos canela y cardamomo

Añadimos la harina de maíz, la harina de trigo y la levadura.

 

Ahora es el momento de poner el horno a precalentar a 180º. Que no se os olvide sacar la bandeja porque esta va a ser nuestro molde.

Cuando esté todo bien mezclado lo incorporamos al cuenco con las claras y con una espátula o cuchara plana vamos mezclando lentamente hasta que todo se integre en una misma masa. Esta operación hay que hacerla despacito, para que las burbujas de aire no se vayan.

Cogemos la bandeja del horno, la untamos un poquito con aceite y la forramos con papel de hornear o papel  de aluminio. Si utilizamos este papel tendremos que poner un poquito de mantequilla para que no se nos pegue el bizcocho.

Engrasamos bandeja

Engrasamos bandeja

Con ayuda de una espátula la distribuímos por toda la placa. Horneamos el bizcocho unos quince minutos. Sacamos y dejamos enfriar.

Masa distribuida

Masa distribuida

Por último nos queda hacer la cobertura. Troceamos el chocolate y lo ponemos en un vaso. Añadimos los 50 ml de nata y lo ponemos 40 segundos a máxima potencia en el microondas. Lo sacamos y removemos hasta que se mezcle todo bien. Por último añadimos la crema de turrón que teníamos en la nevera reservada. Mezclamos de nuevo. Otra opción es deshacer el chocolate al baño maría. Cuando lo tengamos deshecho, añadimos crema de turrón, removemos y dejamos enfriar.

 

Partimos el chocolate

Partimos el chocolate

 

Cobertura hecha

Cobertura hecha

Cortamos el bizcocho en cuatro trozos iguales. Buscamos una fuente bonita rectangular a ser posible. Elaboramos un almíbar ligero con agua y azúcar para emborrachar un poquito el bizcocho. Por ejemplo un vasito de agua y cuatro cucharadas de azúcar. Lo ponemos a hervir hasta que espese un poquito. Otra opción es diluir un poquito de vino oloroso, brandy o algo así en un medio vasito de agua.

 

Cortamos el bizcocho en cuatro

Cortamos el bizcocho en cuatro

Ponemos la primera placa de bizcocho, emborrachamos un poquito con un pincel y rellenamos con crema… Así todas las capas. La última la tenemos que cubrir con la cobertura. Si queréis podemos añadir como decoración cristales de azúcar o un poquito de coco rallado.

 

 

Recubrimos con el fondant

Recubrimos con el Fondant

 

Resultado final:

Tarta terminada

Tarta terminada

 

Detalle de la decoración

Detalle de la decoración

 

 

Detalle de las capas

Detalle de las capas

¡La tarta está muy buena y mejor si se hace de un día para otro!

Os deseo a todos una feliz entrada en 2016 y un buen año “gastronómico”…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s