Las lentejas también se pueden tomar en hamburguesas…

Hamburguesas de lentejas

Hamburguesas de lentejas

A mí me gusta comer de todo. Bueno, casi de todo. He de excluir la miel, a la que tengo alergia o intolerancia (no es oficial, pero desde pequeña no puedo con ella), los productos de casquería, los caracoles, los bígaros, los percebes… Por lo demás, me encanta experimentar en la cocina y no quedarme en lo básico. Nada de cocina de diseño, de esa que manchan los platos. Prefiero un plato con la comida en su justa medida con nombres comprensibles por todos.

Hace tiempo que me quiero adentrar un poquito más en la cocina vegetariana. Hay muchas recetas muy fáciles y sabrosas que podemos incluir en la dieta de un “no vegetariano”. Lo que más me interesa es aprender a jugar con las verduras, legumbres, cereales de una manera diferente a la que conocemos de toda la vida. Me da rabia cuando vas a un hotel, a un albergue o a un restaurante de los de toda la vida y la alternativa vegetariana son ensaladas básicas, judías verdes cocidas o rehogadas, espinacas rehogadas o a la crema (con una bechamel espesa o nata líquida), acelgas, cremas en sus distintas versiones (calabaza, calabacín, zanahoria, puerros…etc), las legumbres de toda la vida sin echarle carnaza (lentejas, garbanzos, judías blancas), las típicas berenjenas o calabacines rellenos… Así podría hacer una lista interminable de platos…

Este mes de septiembre he estado una semanita de vacaciones en Punta Umbría, en un albergue. La comida era tipo buffet y, aunque todos los platos estaban descritos perfectamente con sus ingredientes para evitar alergias, con lo que respecta a la oferta vegetariana dejaba mucho que desear. Hubo un día que pusieron arroz integral que estaba duro no, lo siguiente. El tiempo de cocción del arroz integral es superior al normal. Quisieron hacer algo especial en plan alternativo y al final les salió mal la jugada. Por lo demás mucha comida congelada, muchos fritos, fruta básica como manzana, postres tipo natillas, arroz con leche industrial… etc.

Un día de comida en el albergue

Un día de comida en el albergue

Entiendo que en un albergue el presupuesto esté muy justo y que además el tema de la cocina lo lleven empresas externas. Pero soy de la opinión que con un presupuesto justo e ingredientes de toda la vida se pueden hacer platos apetitosos, vistosos y fáciles. Hay que ponerle un poquito de pasión, amor e interés por lo que se hace. Y aprender a hacer alquimia. Alquimia en la cocina. Esta expresión me hace recordar un programa que vi del famoso Jesús Calleja que se llevaba al cocinero David Muñoz  (chef con tres estrellas Michelín) a Perú a bajar unas cascadas. En un momento del programa, David, con ingredientes del lugar, en los fogones de un restaurante humilde, hace un plato de impresión. Eso es jugar.

Pero bueno, que me desvío del tema… Mi incursión en la alternativa vegetariana no solo consiste en ir a restaurantes vegetarianos o a supermercados “alternativos” y en ambos casos gastarme un dineral (el ser vegetariano en este país parece que está reservado para personas con alto nivel adquisitivo), sino en intentar aprender -como dije al principio- a hacer recetas diferentes con ingredientes (verduras, legumbres, fruta…etc) que todos conocemos. ¡Vamos a darle una vuelta a todos los platos básicos que hacían nuestras madres y que tan poco nos gustaban y reinventemos la cocina!

Dentro del “vegetarianismo” me atraen mucho las hamburguesas. Son carísimas para empezar, cosa que siempre me ha echado para atrás a la hora de comprarlas.  Pero por otro lado me fascina la variedad de ingredientes que pueden dar lugar a una hamburguesa de “carne vegetal”, como dicen por ahí. Así que buscando y rebuscando dí a parar con una receta con lentejas. Y bueno quise probar a ver qué tal… Y el resultado es muy bueno. La verdad es que hecho tres intentos y cada vez me salen mejor. Los comienzos son siempre difíciles….

Qué necesitamos:

Ingredientes básicos

Ingredientes básicos

  • 1 cebolla pequeña
  • 4 zanahorias pequeñas
  • 1 vaso de lentejas crudas o de bote.
  • 1/2 vaso de copos de avena (opcional; si no pues un par de cucharadas de harina de trigo o similar)
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 2 clavos de olor
  • un chorro de aceite de oliva
  • sal y pimienta a gusto

Cómo lo preparamos:

Os voy a ofrecer dos alternativas: con lentejas crudas o con lentejas compradas de bote. Yo prefiero cocer en casita las lentejas, que conste. Pero a veces es cierto que andamos un poco mal de tiempo y tiramos de los botes de legumbres (que no digo que sean malas).

Antes de nada hay que poner las lentejas a remojo unas horitas. Las podéis dejar por la mañana para por ejemplo hacer la receta para cenar.

Ponemos en una cazuela/olla (a vuestra elección) las lentejas a cocer junto con los clavos y la hoja de laurel. El tiempo, pues unos veinte minutos a fuego medio. Si quedan un poco duritas no pasa nada.

Cocemos las lentejas

Cocemos las lentejas

Las escurrimos.

Escurrimos las lentejas

Escurrimos las lentejas

Por otro lado, pelamos el diente de ajo, le quitamos el corazón y lo troceamos. Hacemos lo mismo con la cebolla. Ponemos una sarten a calentar con un chorrito de aceite y ponemos a pocharlo todo.

Lavamos bien las zanahorias y las cortamos en daditos. Las añadimos a la sarten.

Y seguimos pochando a fuego lento todo para que se hagan un poquito. Salpimentamos a gusto y dejamos reposar.

Seguimos pochando

Seguimos pochando

Cogemos el accesorio de la batidora para picar/mezclar o si no lo tenéis pues el vaso normal de la batidora. Molemos la avena.

Ahora ponemos las lentejas en la batidora y las trituramos. No hace falta que se hagan “puré puré”. No importa que haya tropezones. Ponemos la masa en una ensaladera grande.

Por último toca triturar la cebolla y la zanahoria. Hacemos lo mismo que con las lentejas.

Mezclamos lentejas, zanahorias y cebolla

Mezclamos lentejas, zanahorias y cebolla

Mezclamos ingredientes en la ensaladera, incoporamos la harina de avena y salpimentamos a gusto. Si veis que se os ha quedado la masa un poco líquida podéis echar más harina de avena o un par de cucharadas de harina de trigo.

Con la masa hacemos bolitas como si fuéramos a hacer albóndigas. Las aplastamos y las hacemos forma de hamburguesa.

Hacemos bolitas y las aplastamos

Hacemos bolitas y las aplastamos

Para que no se nos deshagan al hacerlas yo os aconsejo que pongáis un platito con harina (la que queráis) y que las enharinéis. Si os salen muchas las podéis congelar individualmente para otra vez.

Ponemos a calentar una sarten o una parrilla con una gotita de aceite. Las hacemos como unos tres minutos por cada lado.

Hacemos las hamburguesas unos tres minutos por cada lado

Hacemos las hamburguesas unos tres minutos por cada lado

Damos la vuelta

Damos la vuelta

No tengo foto de emplatado final. 😦 Las podéis tomar con pan de hamburguesas, acompoñarlas con ensalada, patatas o lo que queráis. Están muy buenas.

Si tenéis lentejas de bote simplemente habría que triturarlas y mezclarlas con el sofrito de zanahorias y cebolla.

Otra opción que ya he probado en dos ocasiones y me ha gustado mucho es cocer las lentejas con la zanahoria, el ajo y la cebolla. Después lo he triturado todo de una vez. Quedan muy sabrosas.

Quiero ir probando a hacer hamburguesas con garbanzos (tipo falafel), mezclando con pimiento o champiñones… Ya contaré los resultados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s