Y al terminar una comida o una cena… Vasitos de tarta de queso

Yo sigo en mis trece de buscar recetas que no necesiten horno. Aprovechando que mi amigo Pablo iba a venir a cenar

Vasitos de tarta de queso

Vasitos de tarta de queso

a casa se me ocurrió buscar en internet alguna receta para elaborar un postre sencillo. A él le encanta mi tarta de zanahoria, pero claro sin horno era un poco difícil hacerla. Me acordé de la moda que hay ahora de hacer postres en vasitos, así en plan minimalista e individual, algo tipo lo que ponen en el Vips. Mi búsqueda de recetas se iba acotando: postre en vasito sin horno. Y me topé con la clásica tarta de queso en versión mini. Me leí unas cuantas recetas y bueno, de cada una fui escogiendo lo que más me gustaba hasta llegar a mi propia versión.

El resultado fue muy bueno aunque he de depurar un poquito más la receta. Me pasé con la gelatina y la crema de queso se me quedó un poco en plan ladrillo. Pero estaba comestible… muy comestible.

 

Qué necesitamos:

Cuatro vasos bajitos con boca ancha (yo los compré en una tienda de chinos).

Ingredientes

Ingredientes

Para el fondo:

  • un bote de mermelada de frambuesa, fresas o frutos del bosque. Lo ideal sería que fuera casera, pero bueno…

Para la crema de queso:

  • 200 gr. queso fresco tipo Philladelphia
  • 200 ml nata líquida
  • 100 gr. azúcar moreno
  • 2 sobres de azúcar avainillada
  • 3 hojas de gelatina (yo eché cuatro; así que para que esté más cremoso sería mejor echar tres)
  • ralladura de naranja (opcional si queréis)

Para el crunchy o granola:

  • 6 galletas tipo María o también valen las tipo Digestive
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1/2 cucharada de canela en polvo
  • 25-30 gr. mantequilla blanda

 

Cómo lo hacemos:

Lo primero que tenemos que hacer es poner las hojas de gelatina en un bol con agua para que se hidraten. Como os comenté yo puse cuatro y me pasé. Se me quedó la crema un poco “tiesa”. Así que os recomiendo solo poner tres hojas. Es mejor que la crema quede fácil de coger con la cuchara que no en plan bloque.

Hidratamos la gelatina

Hidratamos la gelatina

Ponemos a calentar en una cazuela el queso fresco y la nata. Tenemos que intentar que el queso se “diluya” en la nata lo más posible para que no queden grumos. Es decir, que se fundan en una crema. Luego añadimos el azúcar moreno y el azúcar avainillado. Si queréis podéis rallar un poco una cáscara de naranja y añadir a la crema para que tenga un poquito de sabor. Seguimos removiendo hasta que hierva.

Añadimos el azúcar avainillado

Añadimos el azúcar avainillado

 

Ahora el azúcar moreno

Ahora el azúcar moreno

 

Removemos y llevamos a ebullición

Removemos y llevamos a ebullición

Cuando empiece a hervir incorporamos las hojas de gelatina hidratadas. Removemos bien y no paramos hasta que se diluyan. Esto es importante, porque si no se diluye del todo podemos encontrarnos trocitos de gelatina en la crema y si os digo la verdad es muy desagradable. Me acuerdo que hace años, cuando iba al instituto, hice una tarta de mousse de chocolate. La mousse llevaba gelatina. Y no la diluí bien. Al partir la tarta me encontré con extraños trozos de “cosas semitransparentes” que afeaban la tarta. No pasó nada, pero los tropezones no eran agradables…

Añadimos gelatina

Añadimos gelatina

 

Removemos bien hasta que esté diluida

Removemos bien hasta que desaparezcan los grumos

Quitamos la crema del fuego. Ahora toca poner la mermelada en los vasitos. Más o menos se puede poner un tercio del vaso. Lo ideal sería que hiciéramos una mermelada casera, pero bueno a veces esto no es posible. Yo, la verdad, es que no lo hice. En aquel momento no tenía y tuve que comprar. Pero si os animáis se puede hacer algo simple: unas fresas, frambuesas o ciruelas (la fruta que queráis), azúcar moreno, un chorrito de limón, un poquito de manzana cortada en daditos con su piel, un poco de canela y si tenéis jenjibre pues una punta de cuchillo. Lo dejáis hervir y que reduzca un poquito y ya teneéis un fondo de tarta de queso espectacular. También se me ocurre compota de manzana…

Tamaño del vaso

Tamaño del vaso

 

Rellenamos los vasitos

Vamos rellenando los vasitos

 

Rellenamos un tercio del vaso

Más o menos cantidad que hay que echar

Cuando tengamos ya el fondo de los vasos con la mermelada, los llenamos de la crema de queso, dejando un dedito de margen para que lo podamos decorar con la granola. Ahora los tenemos que dejar enfriar y luego los podremos meter en la nevera.

Rellenamos

Rellenamos los vasitos uno a uno

 

Vasitos rellenos

Vasitos rellenos

 

Detalle de cómo tiene que quedar

Detalle de cómo tiene que quedar

Por último toca hacer la granola. Si os imagináis la tarta de queso de toda la vida, siempre tiene una base de galletas, la crema y por último la mermelada. Nosotros estamos haciéndolo al revés. Pero en vez de hacer una “tapa” de galleta compacta, lo que vamos a hacer es a esparcirla. Machacamos las galletas con la mano, echamos la canela, el azúcar y por último la mantequilla blandita. Mezclamos todo con las manos. Si lo probáis estará buenísimo. Tiene que quedar como miga de pan.

 

Macacamos las galletas

Macacamos las galletas

 

Añadimos canela

Añadimos canela

 

Añadimos azúcar

Por último el azúcar y la mantequilla

Cuando los vasitos estén fríos y la crema tenga consistencia ponemos la granola. Guardamos los minivasitos con un poco de film plástico en la nevera hasta que los sirvamos. Recomiendo hacer las minitartitas de un día para otro o por lo menos que pasen unas horitas al frío. Estaban buenísimos.

 

Detalle del vasito

Vasitos terminados

 

Detalle

Detalle del vaso

 

Vasito

Vasitos

 

Detalle del crunchy

Detalle del crunchy

 

Ya hincado el diente

Ya hincado el diente

En otro post os voy a poner una receta de cómo hacer crema de queso casera. Os adelanto una foto de hace años. Se parece mucho a lo que os acabo de describir, pero con otro aspecto.

Tartitas de queso fresco con compota de fresas y hierbabuena

Tartitas de queso fresco con compota de fresas y hierbabuena

Un pensamiento en “Y al terminar una comida o una cena… Vasitos de tarta de queso

  1. Pingback: Jugando a hacer queso en casa (I): tartaletas de crema de requesón con mermelada | El horno de Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s