Mi crema veraniega preferida (y que el samorejo/gazpacho me perdone): Vichyssoise

Vichyssoise o crema de puerros

Vichyssoise o crema de puerros

Pues sí, que me perdone nuestro salmorejo o nuestro gazpacho, pero es que me encanta la crema fría de puerros, también conocida como Vichyssoise. Es tan fácil de hacer como nuestras cremitas nacionales. Vale, hay que cocinar un poquito más, pero está buenísima. Aquí os dejo mi versión.

Hay que tener en cuenta que se trata de una crema fría, por tanto yo os recomiendo que la hagáis de un día para otro.

Qué necesitamos (para dos – tres personas):

  • 4 puerros

    Ingredientes

    Ingredientes

  • 1 cebolla grande
  • 4 patatas medianas
  • 3 vasos de caldo de verduras/leche (*leer la receta)
  • 1 brick de nata de cocinar (200 ml)
  • perejil
  • pimienta negra
  • nuez moscada
  • sal de hierbas o sal normal
  • mantequilla
  • aceite

Cómo lo hacemos:

Lo primero que tenemos que hacer es pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en láminas. Las reservamos.

Lavamos las patatas, las pelamos y las cortamos en láminas

Lavamos las patatas, las pelamos y las cortamos en láminas

Ponemos a calentar una cazuela con un buen trozo de mantequilla. Cortamos la cebollita finamente y la sofreímos lentamente en la mantequilla.

Ponemos a derretir la mantequilla

Ponemos a derretir la mantequilla

Pochamos la cebolla

Pochamos la cebolla

Cogemos los puerros, los cortamos en rodajas finas y los lavamos bien con agua. Los echamos a la cazuela con la cebolla y lo dejamos pochar lentamente unos quince minutos.

Lavamos los puerros y los cortamos en rodajas

Lavamos los puerros y los cortamos en rodajas

Incorporamos el puerro a la cazuela con la cebollita

Incorporamos el puerro a la cazuela con la cebollita

Añadimos las patatas en láminas y seguimos rehogando un poquito más hasta que la patata se deshaga.

Añadimos la patata cortada en láminas

Añadimos la patata cortada en láminas

Pocedemos a echar el caldo. Aquí hay varias opciones; depende un poco de vuestra elección:

A) si queréis echar solo caldo.

Una de tres, o tenéis el caldo de cocer otras verduras, lo compráis hecho (yo nunca lo he comprado) o calentáis agua y disolvéis un tercio de pastilla de caldo de verduras).

B) si queréis echar caldo y leche.

Esta opción consiste en utilizar mitad de caldo y mitad de leche. Yo es la que prefiero. En este caso os recomiendo que echéis primero el caldo, dejéis que hierva un poco todo, lo quitéis del fuego, dejéis que enfríe y luego echar la leche.

C) si queréis echar solo leche.

Para tener una crema muy suave.

Yo siempre echo leche de vaca, pero si queréis probar con alguna leche vegetal… Se me ocurre leche de almendras… Podéis experimentar…

Como os he comentado yo me quedo con la opción B. Dejamos hervir todo unos diez minutitos.

Añadimos caldo

Añadimos caldo

Lo quitamos del fuego. Dejamos reposar un poquito. Incorporamos la leche y procedemos a triturar con la batidora. Nos quedará una crema espesita que aligeraremos con la nata. Seguimos reomiviendo.

Trituramos

Trituramos

Añadimos nata

Añadimos nata

Salpimentamos y añadimos un toque de nuez moscada.

Salpimentamos y añadimos nuez moscada

Salpimentamos y añadimos nuez moscada

Ahora lo podemos dejar en la nevera unas horas antes de servir para que así esté muy fresquita la crema. Para emplatar lo servimos en un plato hondo o en un bol, decorándolo con perejil picado y un chorrito de aceite de oliva virgen.

Plato finalizado

Plato finalizado

Espero que os guste tanto como a mí.

Un aperitivo veraniego: pinchos de tomate cherry, queso fresco, anchoas y pepinillos

Brochetas de tomatito, pepinillo, queso fresco y anchoa

Brochetas de tomatito, pepinillo, queso fresco y anchoa

La verdad es que este pinchito se me ocurrió para la cena de Nochebuena… Si, ya hace tiempo, pero es que salieron tan buenos y la foto tan bonita… Sólo hice la foto final. Del “cómo se hizo” no hay nada.

Hoy me he acordado de este entrante. Entre el calor que hace, la temporada de terracitas, el que por la noche no apetece hacer mucho de cenar… me ha parecido interesante “sacar a la luz” estos pinchos..

Qué es lo que necesitamos.

  • tomatitos cherry
  • anchoas en lata o botecito de cristal
  • pepinillos agridulces
  • queso fresco (aquí podéis decantaros por comprar tarrinas de queso o blister de porciones individuales, bolitas de mozzarella, queso feta… etc)
  • sal de hierbas o sal común
  • aceite
  • hojas de albahaca
  • palillos grandes

Cómo lo hacemos.

Pues es muy fácil.

Cogemos los tomatitos, los lavamos y los partimos los tomatitos en dos partes. Nos van a servir para empezar la minibrocheta y acabarla.

Por otro lado los pepinillos también los partimos en trocitos.

Si compramos queso fresco hay que hacer cuadraditos más o menos grandecitos para que al clavar el palillo no se rompan. A mí se me rompieron unos cuantos. Hay que tener un poquito de maña. Así que recomiendo bolitas de mozzarella o de queso feta.

Las anchoas las podemos partir por la mitad para que nos cundan un poquito más.

Ya tenemos todo cortadito así que podemos comenzar a montar la brochetita. Primero una mitad de tomate, luego un trocito de pepinillo, el queso, la anchoa y cerramos con la otra mitad de tomate. Los pinchitos los vamos disponiendo en un platito grande.

Como aderezo, un aceite rápido de albahaca: ponemos en un vaso alto de batir las hojas de albahaca y el aceite. Mezclamos con la batidora un par de minutos. Cogemos una cucharita pequeña y vamos echando este aceite sobre las brochetas. Salamos a gusto ¡y ya listo!

No es una gran receta, pero para un aperitivito es algo práctico…  Tengo en mente próximamente explicar mi versión de la crema de puerro o Vichissoy y una crema de melón fresquita. Y entre mis próximos experimentos hacer mantequilla casera y el gazpacho de remolacha.