Mermelada de temporada: fresa, limón, manzana, canela y jengibre.

Mermelada de fresas

Mermelada de fresas

Desde niña he querido hacer mermelada y confituras caseras. Pero hasta ahora nunca me había atrevido. Cuando era pequeña, la familia alemana con la que pasaba parte de mis veranos hacía siempre mermelada casera. Cogíamos las bicicletas y nos íbamos al campo a coger fresas o si no al bosque a coger lo que conocemos por “frutos rojos” (grosellas, arándanos…etc). Sí, frutos rojos del bosque… Aprendí cómo se llamaban multitud de frutos de arbustos en alemán antes que en español. Miraba y remiraba el diccionario que tenía, pero aquellas palabras que aprendí no tenían correspondencia en mi idioma (o por lo menos no las encontraba)… Himbeeren, Erdbereen, Stachelbeeren, Brombeeren, Johannisbeeren, Heidelbeeren, Preiselbeeren... A día de hoy muchas de ellas no sé si siquiera existen en España, pero bueno, las fundamentales si: fresas, frambuesas, grosellas negras y rojas, arándanos, moras…etc

Lo que hacían era comprar un azúcar especial en el supermercado -que nunca encontré en España- y ponerse manos a la obra. Este azúcar, llamada Gelierzucker lo único que tenía de distinto es que tenía un ingrediente extra: pecticina. La pecticina es un gelificante natural presente en muchas frutas como por ejemplo las manzanas, las naranjas… etc. Este azúcar ya se vende en cualquier sitio; si buscáis en internet salen muchas entradas al respecto.

Pecticina natural vs. azúcar gelificante.

Normalmente la pecticina se encuentra en las cáscaras, en las semillas o en la misma pulpa de la fruta. Os dejo una relacion de frutas con mayor cantidad de pecticina:

Frutas del bosque alemanas

Frutas del bosque alemanas

  • Manzana
  • Limón (también puede servirnos la lima y el pomelo)
  • Naranja (mejor la amarga)
  • Fresas, arándanos, frambuesas, moras, grosellas
  • Membrillo
  • Ciruela
  • Cereza

El azúcar gelificante contiene pecticina natural y su función se reduce a dos cosas: primero, aportar la consistencia propia de una mermelada sin cocer en exceso la fruta (y, por tanto, mantener las propiedades, sabor y color casi intactos) y segundo, permitir reducir la cantidad de azúcar necesaria para crear la conserva. La podemos utilizar con cualquier tipo de fruta.

Yo he preferido ser tradicional y emplear azúcar moreno y añadir alguna fruta con contenido alto en pecticina. Por eso en mi mermelada he incluido la manzana.

 Breve calendario de fruta de temporada:

  • Primavera: fresas.
  • Primavera- Verano: albaricoques, cerezas, ciruelas, frambuesas, melocotón
  • Verano: higo, moras, sandía.
  • Verano – Otoño: arándanos.
  • Otoño – Invierno: peras, uvas
  • Invierno: kiwi, mandarinas

Frutas que podemos encontrarnos a lo largo de todo el año: manzana, naranja y plátano.

¡Vamos allá con la receta!

Qué necesitamos (salen como dos tarros de mermelada)

Ingredientes

Ingredientes

  • 800 gr fresas maduras
  • 500 gr azúcar moreno
  • zumo de un limón
  • 60 gr de jengibre rallado
  • 1 manzana cortada en daditos y su cáscara
  • 1 cucharada de canela en polvo

 

Cómo lo hacemos:

Lo primero que hacemos es limpiar las fresas. Yo lo que hago es quitar el tallo, cortar en trocitos más o menos del mismo tamaño y pasarlas bien por el chorro de agua.

Lavamos y cortamos las fresas

Lavamos y cortamos las fresas

Para asegurar que no tienen nada de agua, yo suelo ponerlas encima de un papel de cocina para que se queden bien sequitas.

asasd

Escurrimos bien

Ponemos la fruta en una ensaladera grande y añadimos unos 200 gr de azúcar.

azúcar

Añadimos azúcar

Removemos bien para que toda la fruta se empape del azúcar.

asd

Mezclamos bien

Tapamos la ensaladera con un papel de plástico y dejamos reposar la fruta en la nevera mínimo dos horas para que macere. Si os soy sincera yo las dejé un día entero.

asd

Maceramos la fruta en la nevera

Pasado el tiempo veremos que la fruta ha soltado mucha agua.

asad

Fruta macerada

Aquí una vista más de cerca. La verdad es que el líquido que sueltan está buenísimo. Y es una tentación no comerte las fresas así.

adsasd

Imagen de las fresas con su almíbar

Ahora tenemos que rallar el jengibre. Aquí os dejo una foto. El jengibre es un rizoma -una planta subterránea- muy apreciado por su aroma y por su sabor picante. Por tanto, hay que utilizarlo con precaución.

Raíz de jengibre

Raíz de jengibre

Cortamos un trocito de jengibre, lo pelamos con un cuchillo y lo rallamos. Al rallar el jengibre podemos comprobar que tiene muchos filamentos que nos harán difícil manipular la raíz.

Rallamos el jengibre

Rallamos el jengibre

Ahora le toca el turno a la manzana. La lavamos bien, le quitamos la piel (por favor no tirar) y el corazón.  La cortamos en daditos más o menos igual.

Lavamos y cortamos las manzanas en daditos

Lavamos y cortamos las manzanas en daditos

Como os he dicho, la cáscara o monda no la tiréis. Nos va a servir para espesar la mermelada.

Conservamos las mondas

Conservamos las mondas

Cogemos una olla de tamaño mediano y echamos las fresas, el jengibre, las manzanas, el limón y la cucharada de canela.

Añadimos la manzana y la canela

Añadimos la manzana , el limón y la canela

Incorporamos finalmente el azúcar que nos quedaba.

Añadimos el resto de azúcar

Añadimos el resto de azúcar

Por último añadimos las cáscaras de la manzana. Removemos bien y dejamos que se cueza todo a fuego lento mínimo unos veinte minutos. Tendréis que ir comprobando la consistencia que queréis que tenga la mermelada. Esto depende del gusto de cada uno. Pero hay que tener en cuenta que siempre cuando la mermelada se enfría, espesa más. Yo personalmente la dejé hacerse una media hora.

Añadimos las mondas de manzana

Añadimos las cáscaras de manzana

Aquí ya está cogiendo consistencia.

Hervimos

Hervimos

Una foto más de cerca.

detalle

detalle

Cuando ya tenemos la consistencia deseada procedemos a su envasado sin dejar enfriar. Podéis quitar las mondas y ponerlas en un cuenco para comerlas después o tirarlas a la basura. Eso a vuestro gusto. Yo la verdad es que me dio pena tirarlas y las conservé. Las corté en trocitos y me las comí con yogurt griego. Como ya expliqué en la receta de la compota de manzana, llenamos el bote de mermelada hasta arriba del todo, ponemos la tapa y lo damos la vuelta. De esta manera se conservará la mermelada por más tiempo. Por mi experiencia no os durará mucho. Está tan rica que os desaparecerá en seguida.

Rellenamos botes y damos la vuelta

Rellenamos botes y damos la vuelta

Aqui un detalle de un botecito que regalé a mi madre. Me quedó bien mono y el sabor es totalmente diferente a la mermelada que compramos. Manzana, fresa, ese toque del jengibre… Os la recomiendo.

Para regalar es perfecto

Para regalar es perfecto

La temporada de fresas ya ha acabado. Y creo que voy a probar a hacer mermelada de cerezas. Sé que me voy a hartar de quitar huesecitos, pero lo va a merecer. Nunca he conseguido encontrar una mermelada que me guste: las de la Vieja Fábrica o las de Bonne Maman están muy buenas, pero son un poco caras. Las de la marca Maribel del LIDL están bien y las de Ligeresa están pasables. De una mermelada lo que busco es que sepa a fruta y no a azúcar. Y la mejor mermelada por ahora es la que he hecho en mi propia casa… ¡qué queréis que os diga! Os animo a probar a hacer en casa vuestra propia mermelada a vuestro gusto. Es un poco rollo hacerla, os lo tengo que confesar: limpiar fruta, cortarla, secarla… pero el sabor lo compensa todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s