Mi blog cumple un añito…

Hace un año exactamente inauguré mi blog. Y estoy muy contenta de seguir con el proyecto que con tantas ganas comenzé el año pasado. Si bien me encantaría pasar más tiempo entre fogones, pero bueno, hay que “diversificarse”. Yo no soy una cocinera profesional; mi tiempo libre lo divido entre cocinar, ir al campo a hacer rutillas, viajar, mis clases de danza africana, mantener la parcela que comparto con mi hermano… etc.

Tengo trabajo acumulado: recetas por hacer, fotos por maquetar, resúmenes de las recetas de otros blogs que subo a la página de Facebook y que por falta de tiempo no he podido copiar para hacer un listado… A veces me he agobiado por no publicar nada en dos semanas seguidas; he llegado a la conclusión que mi blog ha de ser algo que haga sin obligación, lo empecé con muchas ganas y por gusto; así que no se me ha de olvidar ese propósito: divertimento y ganas de compartir. Obligaciones las justas.

El otro día me preguntaron si ganaba dinero con el blog. Me sorprendió la pregunta porque mi propósito nunca ha sido “sacar” dinero con mis recetas. Visito muchos blogs de otros compañeros cocinillas y veo que muchos añaden publicidad, son semiprofesionales, hacen fotos muy buenas… Y ganan dinero por ello. Yo estoy orgullosa de mi trabajo y de lo que hago con los medios que tengo a mi alcance. Espero seguir más tiempo con mi proyecto.

Muchas gracias por leerme, seguirme y por estar ahí. Me gustaría este año que hubiera más intercambio entre las personas que me leen. También otro proyecto que tengo en mente es invitar a alguna persona a hacer alguna de las recetas que se me ocurran o que quieran hacer ellos (y por ejemplo no se atrevan) y cocinar juntos.  ¿Qué os parece? Se aceptan otras ideas.

Y para terminar quiero poneros una foto que tenía mi tía Pipi en la que aparezco yo de pequeñita examinado a conciencia la mega tarta que había hecho ella… Sí, soy la del pelito corto que está detrás de la locomotora blanca. Todavía no llevaba gafas. A mi hermano solo se le ve la cabeza con el pelo rubio… ¡Ya desde pequeña me gustaba la cocina!

Un tren hecho de tartas

Un tren hecho de tartas

Celebrando el cumpleaños de mi madre: otra tarta de queso fácil de hacer

Tarta de queso con mermelada roja

Tarta de queso con mermelada roja

Pues si, otra tarta de queso… Vamos, que he aprovechado a utilizar restos que tenía por la nevera y por los armarios: galletas, botes de mermelada medio vacíos, queso fresco… Con eso de tener vacaciones y que hay que dejar la nevera sin cosas que se puedan estropear… También tengo otra excusa: mi madre celebró su cumple el sábado y me pidió que hiciera una tarta para unas 16-18 personas. Así que lo más rápido, fácil y sin complicaciones: una tartita de queso.

Salió buena, a pesar de lo “express” que la hice. No hacía más que entrar gente en la cocina; unos me preguntaban que qué estaba haciendo, por qué hacía fotos y otros directamente me preguntaban si iba a publicar la receta en el blog. Me sentía en la cocina de los  concursos de Master Chef o Top Chef.

No dio tiempo a enfriarse del todo; a pesar de ello se la comieron en un abrir y cerrar de ojos. El toque de mis tartas de queso es la canela y el jenjibre… Bueno y la ralladura de naranja le da también un toque especial.

Ingredientes

Ingredientes

Qué necesitamos (para un molde redondo de pizza de 28 cm):

para la base:

  • 200 gr de galletas María
  • 5/6 galletas tipo digestive
  • 1 taza de copos de avena
  • 175 gr mantequilla

para el relleno:

  • 400 gr queso fresco tipo Philadelphia
  • 90 gr azúcar
  • 200 ml nata líquida
  • 3 huevos
  • 1 1/2 cucharada de ralladura de cáscara de naranja
  • 1 1/2 cucharada de harina
  • 1 cucharada de canela
  • 1 cucharadita de jenjibre

cobertura:

  • medio bote de mermelada de fresa
  • un cuarto de bote de mermelada de frutos del bosque
  • un cuarto de bote de mermelada de ciruela negra (morada).
  • un chorrito de ron blanco

Corazoncitos de azúcar de colores

Cómo lo preparamos:

Lo primero que tenemos que hacer es la base de la tarta. Para ello hay que triturar las galletas. Ya he explicado en otras recetas cómo lo hago normalmente. Esta vez, como estaba en casa de mi madre y ella tiene batidora americana de vaso, lo hice allí. Oye, ¡y qué rapidez!

Trituramos las galletas

Trituramos las galletas

Cuando las tenemos trituraditas, las echamos en una ensaladera. Incorporamos la taza de copos de avena. Por otro lado derretimos la mantequilla en el microondas. Con un minuto y medio a máxima potencia vale. Vertemos la mantequilla líquida en las galletas molidas y mezclamos  todo con la ayuda de una cuchara de madera y luego con las manos.

Añadimos los copos de avena y la mantequilla derretida

Añadimos los copos de avena y la mantequilla derretida

Mezclamos todos los ingredientes

Mezclamos todos los ingredientes

El molde que utilicé esta vez fue un molde de pizza gigante. Mi madre no tenía papel de hornear asi que puse papel de aluminio para forrarlo. Poquito a poco fui poniendo la masa de galleta y luego los bordes. Después dejé enfriar el molde en la nevera durante un ratito.

Ponemos la masa de galleta en el molde

Ponemos la masa de galleta en el molde

Ahora vamos con el relleno; aprovechando la batidora americana, ponemos las dos tarrinas de queso, la nata, el azúcar, la harina, la ralladura de la naranja, la canela y el jenjibre.

Echamos el queso y demás ingredientes en la batidora

Echamos el queso y demás ingredientes en la batidora

Por último incorporamos los huevos y batimos la crema a potencia media.

Incorporamos los huevos

Incorporamos los huevos

La crema queda líquida, pero no hay que asustarse luego cuaja en el horno.

Crema terminada

Crema terminada

Vertemos la crema en el molde.

Vertemos la crema en el molde

Vertemos la crema en el molde

Ahora la tenemos que hornear unos 40-50 minutos a unos 180º grados. Como en la anterior receta, la vamos a cocer al baño María. Esto significa que tenemos que echar agua en la bandeja del horno y vigilar que siempre tenga agua.

Tarta semi hecha

Tarta semi hecha

Una foto más de cerca del relleno sin cubrir con la mermelada.

Una foto más de cerca

Una foto más de cerca

Pasamos la tarta a un plato de servir con mucho cuidado. Lo mejor es dejarla enfriar del todo y luego desmoldarla, pero como había prisa lo hice estando caliente y casi se me rompe. Ya emplatada falta hacer la cobertura de mermelada y cubrir. Para ello echamos las mermeladas en una cazuela junto con el ron y calentamos un poquito (un par de minutos) para que se pongan un poco más líquidas. Con ayuda de una cuchara la distribuímos por toda la tarta.

Ponemos la cobertura

Ponemos la cobertura

Tarta cubierta del todo

Tarta cubierta del todo

Una imagen más de cerca…

Mermelada

Mermelada

Ahora solo nos falta añadir corazoncitos de azúcar. Están comprados en el LIDL. Me los regaló mi padre por mi cumpleaños. No hay que abusar de estos corazoncitos; son puro azúcar y no es muy agradable tomar un trozo de tarta con muchos de ellos por encima. Simplemente tienen que decorar la tarta.

Tarta terminada

Tarta terminada

Una visión más de cerca de los corazoncitos:

Corazoncitos de azúcar

Corazoncitos de azúcar

Con las velitas ya puestas… solo teníamos la parte de “cumpleaños” y como no nos cabía al final pusimos “cumple”.

Encenciendo las velitas

Encenciendo las velitas

Con las velitas:

Velitas encendidas

Velitas encendidas

Una porción de tarta:

Una soletilla de tarta

Una soletilla de tarta

La tarta se desmontó un poquito porque no estaba fria del todo. Le faltó ese toque.

trocito

trocito

Una vista del relleno:

Vista del relleno

Vista del relleno

A pesar de estar un poquito caliente, no quedó ni un cuarto de la tarta…

Lo poco que quedó

Lo poco que quedó…

Halloween…: tarta de queso, calabaza y chocolate negro.

Tarta de queso, calabaza y chocolate

Tarta de queso, calabaza y chocolate

Yo nunca he cocinado para la fiesta de Halloween; de hecho es una fiesta que no es de mi devoción. Eso de comer golosinas, caramelos, disfrazarte, ver pelis de miedo… no va conmigo. Prefiero las costumbres europeas.

Lo que recuerdo de pequeña es haber comido huesos de santo y buñuelos. Esto era algo muy exótico y muy especial… No me extraña; ahora de mayor he ido a comprar buñuelos y ¡jopetes lo que valen! Cuando era enana solo había de nata, chocolate y crema… Ahora te los encuentras de cualquier sabor. Quizás me embarque un día en intentar hacerlos.

La idea de hacer una tarta me surgió porque vi dos recetas en dos blogs de cocina que me llamaron la atención. Me parecía muy rara la combinación de queso con la calabaza. Y el resultado os aseguro es exquisito. Me ha encantado. Os dejos los dos enlaces a las recetas que he consultado para hacer mi versión:

Tarta de queso y calabaza.

Tarta Mousse de queso y calabaza para Halloween

Como siempre me pasé en las cantidades y me salieron dos tartas; una grande (molde de 26 cm) y una pequeña; una la llevé al trabajo y la otra me la estoy comiendo poco a poco. Para no liaros he hecho un cálculo para hacer la tarta en un solo molde y el tamaño ideal sería 30 cm. Este no es el tamaño usual; así que si tenéis uno de menor diámetro lo mejor es recalcular las cantidades.

Qué necesitamos (para un molde de 30 cm de diámetro):

Ingredientes

Ingredientes

Para la base:

  • 400 gr. galletas tipo María (rectangulares, circulares… etc)
  • 100 gr. mantequilla/margarina

Para el relleno:

  • 450 gr. calabaza
  • 350 gr. azúcar
  • 350 ml. nata/ crema fresca
  • 1 cucharadita de jenjibre molido
  • una punta de cuchillo de nuez moscada
  • 1 cucharadita y media de canela
  • una puntita de sal
  • 800 gr. queso crema tipo Philadelphia
  • 5 huevos

Para la cobertura:

  • 200 gr. chocolate de postres/cobertura
  • 100 gr. mantequilla o margarina
  • 75 gr. chocolate blanco

Consejitos propios…

Sobre las galletas yo utilicé unas baratitas del LIDL, rectangulares…No hace falta que sean especiales. Si queréis dar un toque exótico a la base le podéis echar una taza de copos de avena.

Sobre el queso tipo Philadelphia yo compré el del LIDL. Las tarrinas son de 200 gr. Si queréis dar un toque especial al relleno de queso yo os recomiendo que cambiéis una de las tarrinas por una de queso tipo Mascarpone. Es una crema de queso fresco igual que la de tipo Philadelphia hecho con nata de leche y la adición de ácido cítrico; su origen es Italia y es uno de los ingredientes básicos del Tiramisú, uno de los postres más conocidos del país italiano. Su sabor es dulce y a la vez un poquito ácido. Os dejo unos enlaces por si queréis probar a hacer queso Mascarpone en casa; es superfácil. Tenéis que pinchar en los siguientes enlaces:

Cómo hacer queso mascarpone en casa.

Queso Mascarpone casero.

Queso Marcarpone hecho en casa.

Cómo se hace:

Lo primero que vamos a hacer es asar la calabaza. Cogemos la calabaza, la lavamos, la pelamos y la cortamos en daditos.

Cortamos la calabaza en daditos

Cortamos la calabaza en daditos

La vamos a asar en el microondas. Para ello ponemos los trocitos en una ensaladera de cristal, la tapamos con film transparente. Hacemos unos agujeritos al plástico para que salga el vapor. Yo puse siete minutos a máxima potencia.

Asamos la calabaza en el microondas

Asamos la calabaza en el microondas

Sacamos el recipiente del micro y dejamos que se enfríe un poco; si quitamos inmediatamente el plástico nos quemaríamos.  Aplastamos la calabaza con un tenedor y hacemos una papilla. Dejamos enfriar.

Aplastamos la calabaza

Aplastamos la calabaza

Calabaza aplastada

Calabaza aplastada

Ahora tenemos que hacer la base de la tarta. Para ello, tenemos que triturar las galletas. Yo lo que hago es meterlas en una bolsa y machacarlas pasando el rodillo por encima. La verdad es que queda bien. Hay que darle unas cuantas pasaditas y ya está. Cuando ya tengamos el polvo de galleta, lo echamos en una ensaladera grande. Derretimos la mantequilla en el microondas; con un minutillo a máxima potencia nos vale. Yo la derrito en un vaso Pyrex (resistente al calor). Luego mezclamos los dos ingredientes hasta obtener una masa; yo personalmente lo mezclo con las manos.

Machacamos las galletas con un rodillo

Machacamos las galletas con un rodillo

Untamos el molde con un poquito de aceite y lo forramos con papel de hornear. Ponemos la masa de galleta formando una base apretando bien para que quede lisa; una capita gruesa bastará. Dejamos el molde que se enfríe en la nevera para que endurezca.

Base de galleta

Base de galleta

Ahora vamos a hacer el relleno.

Cogemos el puré de calabaza y añadimos el jenjibre, nuez moscada, canela y sal. Removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes.

Meclamos la calabaza con las especias

Meclamos la calabaza con las especias

Cogemos una fuente grande y echamos en ella el queso fresco. Añadimos la calabaza. Removemos bien.

Mezclamos calabaza y queso fresco

Mezclamos calabaza y queso fresco

Incorporamos la nata líquida y el azúcar.

Añadimos el azúcar y la nata

Añadimos el azúcar y la nata

Por último añadimos los huevos; yo en este paso me ayudé de la batidora para que se mezclara bien todos los ingredientes. Ponemos el horno a precalentar a 180º.

Incorporamos los huevos

Incorporamos los huevos

Nos ayudamos de la batidora

Nos ayudamos de la batidora

Sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema por encima de la base de galleta. Ni se os ocurra probar la masa… Yo lo hice y estaba buenísima ya sin cocerla. Casi me la como a cucharadas. Os he puesto la foto del molde pequeño; de la tarta grande se me pasó y la metí directamente en el horno sin foto ni “ná de ná”.

Vertemos la crema en el molde

Vertemos la crema en el molde

Esta tarta se hace al baño maría en el horno. Lo que tenemos que hacer es forrar el molde por fuera con papel de aluminio para que no entre agua dentro la base del pastel. Echamos agua suficiente en la bandeja del horno. Así se generará vapor. La metemos en el horno como unos 30-40 minutos a 180º.

Cuando haya pasado el tiempo estimado, la crema estará cuajada y estará oscurita; dejamos que se enfríe en el horno. Si la sacamos antes seguramente se nos raje.

Tarta hecha

Tarta hecha

Una ampliación

Una ampliación

Ahora lo normal es desmoldarla y ponerla en un plato. Yo la dejé en el molde porque quería llevarla al trabajo al día siguiente.

Nos queda el último paso: hacer la cobertura de chocolate.

Partimos el chocolate y lo ponemos a derretir junto con la mantequilla en el microondas. Con un minuto bastará.

Chocolate y mantequilla

Chocolate y mantequilla

Lo sacamos y lo damos vueltas con una cuchara para que se termine de deshacer.

Terminamos de deshacer el chocolate a mano

Terminamos de deshacer el chocolate a mano

Vertemos el chocolate por la tarta y lo esparcimos ccon ayuda de una espátula. Dejamos que se enfríe y que se endurezca.

Cobertura de chocolate

Cobertura de chocolate

Lo último que nos queda es derretir el chocolate blanco; lo hacemos igual que con el negro; pero no añadimos mantequilla. Un minuto vale.

Derretimos el chocolate en un vaso

Derretimos el chocolate en un vaso

Terminamos de deshacer el chocolate con la ayuda de una cucharita

Terminamos de deshacer el chocolate con la ayuda de una cucharita

Con el chocolate blanco vamos a simular una tela de araña. Esto se hace poniendo el chocolate en una manga pastelera con una boquilla con un agujerito. Yo utilicé un bote de plástico con fuelle que me compré en una tienda hace tiempo. Me costó superbarato y lo estrené…

Bote con estrías que se puede apretar

Bote con estrías que se puede apretar

Boquilla especial

Boquilla especial

Preparada para pintar

Preparada para pintar

Hice un redondel en el centro de la tarta y fui haciendo la tela como me pareció.

Dibujando la tela de araña

Dibujando la tela de araña

Y este fue el resultado final:

Resultado final

Resultado final

Una foto más de cerca….

Una ampliación

Una ampliación

¡Vaya pintaza!

Una ampliación de la tela de araña

Una ampliación de la tela de araña

Aquí ya emplatada y con el chocolate durito… había pasado toda la noche en la nevera.

Ya enfriada y emplatada

Ya enfriada y emplatada

Ñami, ñami…

Un detalle

Un detalle

Más cerquita

Más cerquita

Una porción muy jugosa…

Una porción

Una porción

La crema no me quedó muy naranja, pero dio igual. Estaba de rechupete.

Detalle del relleno

Detalle del relleno

A media mañana solo quedaba la mitad…

La tarta tardó poco en acabarse

La tarta tardó poco en acabarse