Quiche de setas, cebolla, bacon y queso de cabra

Quiché de setas con bacon y cebolla

Quiché de setas con bacon, cebolla y queso de cabra

Ahora que viene el buen tiempo (bueno, eso si para de llover….), va a ir apeteciendo platos fríos para poder comerlos disfrutando del sol al aire libre. Empanadas, tartas saladas, ensaladas, sandwiches… hay un sinfín de posibilidades gastronómicas para llevar a cualquier lado. Ya he comentado alguna vez, que soy fan de las recetas de comida que luego una vez hechas se puedan transportar. Y este es el caso de hoy.

Como siempre, un motivo: el cumpleaños de mi compañera de trabajo Nuria; iba a celebrarlo en su casa y me ofrecí voluntaria a llevar algo (es que es una excusa muy buena para cocinar…). Al final, me lié la manta a la cabeza e hice dos recetas: una quiche de setas, cebolla, bacon y queso de cabra y una tarta de zanahorias con crema de queso. Hoy os escribo la receta de la quiche.

La quiche es un plato muy conocido de la cocina francesa. Básicamente es una tarta salada hecha con masa quebrada (harina, huevos, mantequilla, agua y sal) que se rellena con una crema de leche y huevos batidos y luego se cuece en el horno. Hay multitud de recetas y de rellenos.

Curiosidades

No puedo renegar de mi profesión (soy filóloga), y he investigado un poquito sobre el origen del término “quiche”. Sé que esta palabra es de origen francés, pero no sabía siquiera si en nuestro querido Diccionario de la Real Academia estaba aceptada y me he llevado una sorpresa: aparece con la siguiente definición:

quiche2
(Voz fr., y esta del al. Kuchen).
1. f. Pastel hecho con una base de pasta sobre la que se pone una mezcla de huevos, leche y otros ingredientes y se cuece al horno.

¿Su origen es alemán? Parece que quiche proviene de la palabra Küche, originaria de un dialecto francés de la región de Lorena (región situada en el noroeste de Francia justo con la frontera con Alemania). Este término dialectal deriva a su vez de alemán Kuchen, que significa tarta o pastel (y esto lo sé de muy buena tinta que para eso sé alemán y soy fan de su repostería tradicional). En resumen: la palabra evolucionó de Küchen > Küchel > Kichel > Quiche. Así que todo un descubrimiento para mí… Si hay alguno/a que se atreve a leer en alemán os dejo el enlace a un artículo muy interesante del origen sobre este tema.

Ahora vamos a por la receta…

Ingredientes

Ingredientes

Qué necesitamos (para una bandeja de horno):

A) para la masa quebrada:

  • 5 tazas de harina
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 yemas de huevo
  • 4 cucharadas agua
  • 370 g mantequilla o margarina a temperatura ambiente

B) para el relleno:

  • 450 g setas variadas (yo compré una bolsa de setas congeladas del Carrefour)
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla y media grande
  • 300 g de bacon ahumado en daditos
  • 3 cucharadas de perejil fresco
  • sal
  • pimienta negra
  • nuez moscada

C) para la crema de huevo:

  • 5 huevos
  • 3 bricks de nata líquida de 200 ml
  • sal
  • pimienta

D) remate final:

  • 2 rollos pequeños de queso de cabra

Cómo se hace:

Lo primero que hay que hacer es la base de la quiche. Ésta se hace con masa quebrada. Voy a utilizar la misma receta que puse para los pastelitos de queso y manzana. En una ensaladera grande echamos la harina, el azúcar y la mantequilla. Mezclamos los ingredientes con las manos (como ya he dicho en otras ocasiones, huyo de la Thermomix) hasta conseguir una textura de miga de pan. Agregamos las yemas de huevo y el agua, y amasamos. Nos tiene que quedar una masa más o menos compacta que no se nos pegue a las manos. Formamos una bola y la dejamos reposar en la nevera entre quince-veinte minutos.

Haciendo la masa

Haciendo la masa

Cuando haya pasado el tiempo establecido, sacamos la bola de masa quebrada de la nevera. Ya os conté que la cocina de mis padres es muy pequeñita y que no tengo encimera suficiente para poder estirar masas enteras. Mi método: coger porciones pequeñas y estirarlas con el rodillo.

Forramos la bandeja del horno. Esta vez puse papel de aluminio; no sé por qué la verdad. Con la masa hacemos pequeñas bolitas, las estiramos y vamos cubriendo el molde. Recordad que hay que hacer también un bordecito. Pinchamos la superficie de la masa con un tenedor y la metemos en el horno unos 15 minutos a unos 180º. Si metiéramos la base con el relleno directamente, ésta no se nos haría por dentro.

Molde forrado

Molde forrado

Cogemos una sarten grandecita que sea profunda y la ponemos a calentar a fuego medio con un chorro de aceite. Pelamos los ajos, quitamos la raíz y los picamos con un cuchillo. Partimos las cebollas en trocitos y los doramos lentamente.

Pochamos la cebollita

Pochamos la cebollita

Cuando la cebolla está pochada, incorporamos el bacon y removemos.

Incorporamos el bacon

Incorporamos el bacon

Por último añadimos las setas y el perejil. Lo que hice yo fue sacar las setas del congelador un rato antes para que estuvieran a temperatura ambiente. Y las corté con unas tijeras para que los trozos tuvieran un tamaño más o menos igual.

Setas y perejil

Setas y perejil

Dejamos que se vaya haciendo lentamente hasta que tenga un aspecto como el de la foto. Cuando cocinamos con setas, podemos observar que éstas “echan” mucho líquido. Por eso yo las incorporo en último lugar; de esta manera conseguimos que los otros ingredientes se frían y no se cuezan. Luego lo que hago es escurrir el relleno para que quede lo más sequito posible de restos de aceite y de agua.

Ampliación del relleno

Ampliación del relleno

Ahora toca hacer la crema de huevo. Cogemos una olla grande, ponemos la nata, añadimos los huevos, salpimentamos y batimos. Hay personas que a esta crema de huevo le echan queso rallado. Es una opción, pero como luego vamos a decorar con queso de cabra lo veo innecesario.

Batimos huevo, nata, pimienta y sal

Batimos huevo, nata, pimienta negra, nuez moscada y sal

El siguiente paso es rellenar la base de la tarta con el sofrito de cebolla, setas y bacon.

Extender la mezcla sobre la masa

Extender la mezcla sobre la masa

Con ayuda de un cucharón repartimos la crema de huevo por encima del relleno.

Echando la mezcla de nata y huevo

Echando la mezcla de nata y huevo

Precalentamos el horno a 180º. Para acabar la quiché, cogemos los rollos de queso de cabra y los partimos en rodajas pequeñas. Y decoramos con ellas el pastel. Ahora ya está lista para meter en el horno. Estará hecha cuando el relleno haya cuajado (unos veinte minutos, depende de cada horno).

Cortamos quesito de cabra

Cortamos quesito de cabra

¡Y este es el resultado!

Recién sacada del horno

Recién sacada del horno

¡Me encanta el queso de cabra! Mirad como queda de gratinadito….

Vista del quesito

Vista del quesito

Cortada en daditos y emplatada…

Ampliación trocito

Ampliación trocito

Otra panorámica.

Otra panorámica

Otra panorámica

Los rellenos de la quiche pueden ser muy variados… Es echar imaginación. Ideas:

  • espinacas, cebolla, piñones y queso fresco
  • tomate en rodajas y bacon
  • cebolla caramelizada y queso de cabra
  • calabacín, pimiento, setas y puerros
  • salmón y setas

Un pensamiento en “Quiche de setas, cebolla, bacon y queso de cabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s