A petición de mi madre: paella de quinoa

Paella de quinoa

Paella de quinoa

La semana pasada propuse elegir qué receta de las que tengo pendientes de escribir queríais que hiciera en primer lugar. Hasta el día de hoy sólo una persona se ha pronunciado: mi madre. Y como lo que quería era la paella de quinoa pues ahí va.

Pero antes de nada… ¿Qué es la quinoa?

La quinoa es una semilla (aunque algunos afirman que se trata de un “pseudocereal”) originaria de Sudamérica, en concreto de la región de los Andes. Algunos la consideran como uno de los alimentos más completos por sus altos valores nutritivos. Rica en vitaminas, calcio, hierro, fósforo y proteínas, bajo en gluten, sin colesterol…etc  Es un buen alimento para los celiacos.

La ONU ha declarado este año 2013 como “Año Internacional de la Quinoa” en reconocimiento a los pueblos andinos que han mantenido y preservado este alimento hasta el día de hoy. Por este motivo, se ha puesto de moda hacer platos con este ingrediente. Aunque en la gastronomía vegetariana es normal su uso desde hace mucho tiempo. Yo la primera vez que la probé fue hace un par de años y fue justamente en un restaurante vegetariano.

Granos de quinoa

Granos de quinoa

La preparación de la quinoa es similar a la del arroz blanco hervido, es decir, dos medidas de agua por una de quinoa. No hay que olvidar lavarla bien con agua. Se puede comer sola, o acompañando a carnes, verduras, para la preparación desopas, en ensalada, en postres… etc.

Se vende en paquetitos en cualquier herbolario o supermercado ecológico. Aunque yo ya la he visto hasta en el Carrefour.

Enlaces interesantes:

Ahora vamos con la receta de la paella de quinoa. Me he basado en la que leí en la página web Haztevegetariano.com.  Pinchad aquí para echarla un vistazo. Pero advierto que mi versión no es apta para vegetarianos porque he echado chorizo y bacon (para dar un poco de color al guiso…)

Qué es lo que necesitamos (cuatro raciones):

Ingredientes

Ingredientes

  • 1 pimiento verde italiano
  • 1 calabacín mediano
  • 1 cebolla mediana
  • 1/2 berenjena
  • 1 diente de ajo
  • un chorro de aceite de oliva
  • sal
  • tres lonchas de bacon ahumado (o lo que uno quiera)
  • un poquito de chorizo dulce (lo que uno quiera)
  • 2 vasos de agua
  • 1 vaso de quinoa
  • un sobrecito de Paellero de la “Carmencita”

Cómo lo preparamos:

Lo primero que debemos hacer es cortar  la media berenjena en rodajas, salarlas y ponerlas en un escurridor durante 15 minutos para que se le quite el amargor.

Berenjenas escurriendo

Berenjenas escurriendo

Entretanto ponemos una cazuela ancha en el fuego con un chorrito de aceite y lo ponemos a calentar. Pelamos la cebolla y la cortamos en daditos. Cuando el aceite esté caliente echamos la cebollita, tapamos y dejamos que se vaya haciendo a fuego lento.

Pochamos la cebolla en primer lugar

Pochamos la cebolla en primer lugar

Lavamos bien el pimiento, le quitamos las semillas y lo troceamos en daditos. Hacemos lo mismo con el calabacín. Incorporamos estos ingredientes a la cazuela. Removemos.

Incorporamos calabacín y pimiento

Incorporamos calabacín y pimiento

Dejamos que se vaya haciendo poquito a poco y aprovechamos para lavar bien las rodajas de las berenjenas. Le quitamos la sal, las secamos con papel de cocina y las cortamos en daditos. Y a la cazuela que van.

Berenjena cortada

Berenjena cortada

Removemos todos los ingredientes y dejamos que se vayan haciendo unos diez minutos a fuego lento. Cogemos una tabla y partimos cuatro rodajas de chorizo dulce. Las hacemos taquitos. Hacemos lo mismo con el bacon. Cuando ya vemos que las verduras están hechitas, cogemos el bacon y el chorizo y dejamos que se rehogue todo juntito. Si alguien es vegetariano puede saltarse este paso. Un complemento ideal es la zanahoria (que, por cierto, vaya fallo, se me olvidó por completo echar zanahoria). Si se le quiere echar zanahoria, ésta habría que cortarla en daditos y echarla lo primero junto con la cebolla. Al ser un vegetal duro, echándola con la cebolla hacemos que cueza más y esté más blandita al paladar.

Bacon y chorizo

Bacon y chorizo

El siguiente paso sería lavar la quinoa. Para ello disponemos las semillas en un colador, abrimos el grifo del agua fria y las lavamos con cuidado. Después de lavarlas, las echamos en la cazuela y removemos unos minutos.

Quinoa

Quinoa

Llenamos dos vaso de agua y los incorporamos al guiso. Yo suelo echar siempre medio vaso más de lo que dicen las recetas para estar segura de no quedarme corta. Antes de que empiece a hervir añadimos sal a gusto y el sobrecito de paellero.

Agua y paellero

Agua y paellero

Dejamos que se vaya haciendo a fuego lento hasta que el agua se haya absorbido por completo. Cuidado que hay que vigilar la cazuela a ver si el agua se evapora rápidamente y tenemos que echar más líquido entonces.

Chof, chof

Chof, chof

Resultado: este pedazo plato nutritivo y con tan buen color.

Resultado

Resultado

Ampliación detallada… ¡estaba impresionante! Me salió bastante y tuve que congelar un poco y todo.

Ampliación

Ampliación

Y finalmente os dejo otras recetas que se pueden hacer con la quinoa y pintan muy bien (podéis pinchar en cada receta para visualizarla):

Un pensamiento en “A petición de mi madre: paella de quinoa

  1. Algunos de vosotros me habéis preguntado por el precio de la quinoa. El paquete que compré yo era Quinoa Grano Bio de la marca Biogra, 300 gr y me costó 2.60€. A lo mejor hay marcas más baratas, pero yo compré este en concreto porque era un envase pequeñito por si luego no me gustaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s