Una tarta atemporal: tarta de galletas rellena de crema de avellanas, nata y mermelada…

Tarta de galletas

Tarta de galletas

¿Quién de nosotros no ha probado alguna vez una tarta de galletas? Es la típica tarta de galletas que se hacía en los cumpleaños de cuando yo era pequeña. Aunque he de reconocer que en mi casa, mi madre hacía dos tipos de bollos en los cumples: un bizcocho de chocolate y un bizcocho normal cubierto con una crema de limón. Para mí siempre ha sido un misterio esta crema… ¿cómo la hacías mamá? Porque estaba bien buena.

La idea de hacer esta tarta fue por el cumpleaños de un compañero de trabajo. Un día hablando me comentó que le gustaban mucho y que hacía un montón que no comía una de ellas. Así que no tuve excusa y, aprovechando que iba a ser su cumple, me puse manos a la obra.

Como siempre hago, me informé en internet… y como siempre me pasa, me salieron en la búsqueda un sinfín de entradas y de modalidades de tarta de galletas: desde la más infantil hasta la más sofisticada. Y después de apuntar varias recetas, elaboré la mía propia, adaptándome a las circunstancias: hacer una tarta no muy empalagosa, con un toque de alcohol y que se pueda transportar.

No quiero ponerme a describiros la pedazo tarta que me salió sin hacer mención a una receta que me gustó muchísimo y que yo no hice porque el chocolate que se emplea es blanco. El chocolate blanco es bastante más empalagoso que el negro… pero es que esta receta que hace Eva Arguiñano (la hermana de Carlos), tiene una pinta espectacular. Si pinchais aquí os lleva a la receta que viene acompañada de un video.

Qué necesitamos (para una bandeja del Ikea de 35cm x 25cm):

  • Ingredientes

    Ingredientes

  • 34 galletas rectangulares (yo compré una bolsa de cuatro paquetes en el Lidl)
  • 1 bote de mermelada de fresa de 650 g
  • medio vaso de leche
  • 1 chupito de licor de Kahlúa
  • 1 cucharadita de canela
  • 2 bricks de nata para montar de 200 ml
  • 1 sobre de azúcar avainillada
  • 2 sobres de endurecedor de nata
  • 1 bote de crema de avellanas tipo Nocilla, Nutella o como yo hice, marca Lidl, de 750 gr
  • almendras laminadas
  • 1 tableta y media de chocolate negro fondant (300 gr)
  • 1 cucharada mantequilla.

Consejitos:

  • la mermelada puede ser de cualquier tipo: frutos rojos, frambuesa, melocotón…etc
  • el chupito puede ser de cualquier otro licor, por ejemplo de café o también vale un chupito de whiski, ron o cognac.
  • sobre el tema de la nata, no os aconsejo echar la de spray. Es mejor batir nata líquida y si no tenéis sobres de endurecedor no pasa nada.

Cómo montamos la tarta:

Lo primero de todo es poner en un bol medio vaso de leche, un chupito de licor de Kahlúa y una cucharadita de canela. Lo removemos bien y lo reservamos.

Leche, licor y canela

Leche, licor y canela

Cogemos una bandeja rectangular y procedemos a poner una primera capa de galletas.

Galletas

Galletas

Con un pincel de silicona vamos pintando cada galleta con la mezcla de leche que hemos hecho antes. Si no tenéis pincel, pues como siempre se ha hecho, cogeis las galletas y una a una las pasamos por la leche. No hay que mojarlas en exceso; luego al reposar se ablandarán.

Pintamos las galletas

Pintamos las galletas

Ya borrachitas las galletas (pero no mucho ¿eh?), empezamos a poner una primera capa de relleno; en este caso le toca a la mermelada. Yo primeramente la he puesto en un bol y la he intentado desleir un poco con una cucharita para que luego se unte mejor.

Diluyendo un poco la mermelada

Diluyendo un poco la mermelada

Untamos una fina capa de mermelada (no hay que pasarse porque luego habrá otra capita más).

Mermelada extendida

Mermelada extendida

Y cubrimos con una segunda capa de galletas; repetimos operación anterior: emborrachamos las galletas (no excesivamente insisto).

Srgunda capa

Srgunda capa

Ahora el relleno que toca es la crema de avellanas; como estará muy dura, yo he puesto en un bol unas cuantas cucharadas y la he calentado en el microondas a potencia mínima durante un minuto. ¡Ahora sí se puede untar!

Crema fria

Crema fria

Crema derretida

Crema derretida

capa de crema de avellanas

capa de crema de avellanas

Repetimos una vex más la capa de galletas y el relleno de mermelada y otro de crema de avellanas.

La última capa de relleno es la que lleva nata; batimos dos bricks de nata con el azúcar avainillado y el endurecedor de nata. Extendemos por la tarta.

Batimos la nata

Batimos la nata

Extendemos la nata

Extendemos la nata

Cubrimos con una última capa de galletas, emborrachamos.

Última capa de galletas

Última capa de galletas

Por último, en una cacerola derretimos el chocholate al baño María: echamos un poquito de agua y ponemos otra encima para derretir el chocolate negro y la cucharada de mantequilla. Es muy importante que no caiga ninguna gota de agua. Si eso pasara el chocolate se endurecería.

Chocolate al baño María

Chocolate al baño María

Removemos bien y extendemos por la última capita.

Chocolate al baño María

Chocolate al baño María

Extendemos chocolate

Extendemos chocolate

Echamos las almendras laminadas, dejamos enfriar un poquito. Cuando el chocolate está frio, la metemos en la nevera hasta el momento de servir…

Almendra laminada

Almendra laminada

Un primer plano de la almendra…

Detalle de la almendra

Detalle de la almendra

¡Y estos son los resultados!

Chocolate solidificado

Chocolate solidificado

Un primer plano del relleno y de las múltiples capas de galletas (si no he contado mal, me salen seis capas o estratos).

Detalle de las capas

Detalle de las capas

Ya en el trabajo con las velitas…

Con las velitas

Con las velitas

¡Al ataque!

Cortando la tarta

Cortando la tarta

Primer plano de un trocito…

detalle del corte

detalle del corte

Tarta (lo que queda de ella) a las 09:30 de un jueves…

A medias ya...

A medias ya…

2 pensamientos en “Una tarta atemporal: tarta de galletas rellena de crema de avellanas, nata y mermelada…

  1. Bueno, los profesionales no solemos mirar mucho este mundo de recetas, porque, claro, tenemos las nuestras. He entrado hoy por curiosidad al enterarme de que cuentas un poco tu vida. Pero al llegar a lo del “Licor de Kalúa”, ya me he rendido, Pero, ¿Que es eso?. ¿Se podría, tal vez, sustituir por una copita de aguardiente de zurrispurris?. Con los atentos salu2 de MC.

    • Si Ud. es profesional como comenta, debería saber claramente que el licor de café Kahlúa, de origen mexicano, es muy apreciado en el mundo de la coctelería. Le recomiendo que visite la página web http://www.kahlua.com.
      Y un apunte más de tema cinéfilo; no sé si conocerá la película de los hermanos Cohen, “El gran Lebowski”; en ella, su protagonista, el Notas (así es como se apoda), no hace más que beber un cóctel llamado “Ruso blanco”; esta bebida -muy rica por cierto- lleva Vodka, crema de leche y Kahlúa.
      P.D. Desconozco el aguardiente de Zurrispurris; quizás sea una bebida que prepare Ud. en su casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s