Una receta familiar: pudin casero de pan, manzana y canela

Pudin de pan y manzana2Esta es una receta familiar, que en su día me la contó mi madre. Un postre sencillo de hacer, contundente y con ingredientes muy fáciles de tener en casa. Yo lo considero como una salida más para esos trozos de barras de pan que tenemos por casa y no sabemos qué hacer con ellos. Nosotros tenemos varias opciones para el pan duro: pan rallado, migas y este pudin. También hay otras opciones como sopas de ajo…

Mi receta incluye láminas de manzana; se puede añadir pasas, hacerlo con peras o simplemente sin frutas. Depende del gusto de cada uno. Se puede adornar con nata montada, con más caramelo, con sirope de chocolate…

Mi recomendación es después de hacerlo, dejar reposar un día entero en la nevera. Así estará más jugosito.

Ingredientes (para una bandeja de horno Ikea Mixtur 35 cm x 25 cm):

  • 3/4 barras de pan duro

    Ingredientes

    Ingredientes

  • 6 manzanas reineta
  • 2 litros de leche
  • 4 huevos
  • canela en rama
  • 2 cucharadas de canela
  • 3 cucharadas de azúcar
  • una cáscara de naranja
  • una cucharada de agua de azahar
  • 2 botes de caramelo líquido
  • nata montada (opcional)
  • guindas (opcional)
  • helado de vainilla (opcional)

Cómo se hace:

Lo primero que tenemos que hacer es hervir la leche junto con la canela, el azúcar y la cáscara de naranja. Con que dé un hervor es suficiente. Apagamos el fuego, echamos la cucharada de agua de azahar y dejamos enfriar.

Leche, canela, azúcar y cáscara de naranja

Leche, canela, azúcar y cáscara de naranja

Cuando haya enfriado, retiramos la rama de canela y la cáscara de naranja, echamos los huevos y batimos la mezcla con la batidora. Es importante que la leche aromatizada esté fria porque si no los huevos se cuajarían y eso no nos interesa.

Incorporamos los huevos

Incorporamos los huevos

Batimos la mezcla

Batimos la mezcla

Cortamos las barras de pan en trocitos pequeños y los echamos en una ensaladera grande. Agregamos la mezcla anterior y esperamos a que el pan vaya absorbiendo todo el líquido (pueden ser unos 10-20 minutos).

Pan en leche

Pan en leche

Mientras esperamos, cogemos el molde, abrimos el caramelo líquido y lo vamos echando repartiéndolo uniformemente. Si no queréis comprar caramelo, lo podéis hacer en el microondas con azúcar y limón. Ponéis en un bol apto para microondas o una jarra tipo pyrex 150 g de azúcar y 5 cucharadas de agua o de zumo de limón. Lo dejamos en el micro cinco o seis minutos a potencia máxima. Hay que tener cuidado y vigilarlo para que no se queme. Yo tenía dos botes; uno de Royal y otro de la marca Vahine. Entre los dos, el que más me gusta es el de la marca Royal.

Caramelo líquido

Caramelo líquido

Echamos el caramelo

Echamos el caramelo

Las manzanas hay que lavarlas y cortarlas en láminas más o menos finas.

Cuando el pan ha cogido ya todo el líquido estará blandito.

Pan en leche

Pan en leche

Ahora lo vamos triturando un poco con una cuchara de madera pero sin que se deshaga mucho.

Trituramos el pan con una cuchara

Trituramos el pan con una cuchara

Yo lo que hago después es aplastarlo con las palmas de la mano para que escurra líquido y lo voy colocando en el molde. Cuando ya tengo una capita hecha, le pongo una de manzana. Y así voy poniendo capas hasta la última que ha de ser de pan. Me suelen salir tres capas de pan y dos de manzana. El líquido que me sobra de la ensaladera lo echo por encima del molde para rellenar huecos.

capita de pan

Capita de pan

capita de manzana

Capita de manzana

última capa con el resto de la leche

Última capa con el resto de la leche

Ponemos el horno a precalentar a unos 190º unos diez minutos y metemos el molde en el horno. Echamos agua en la bandeja para que el pudin se haga al baño maría. Es importante ir vigilando que no se quede sin agua durante la cocción. Dejamos que se vaya haciendo unos 40 minutos a 190º.

bandeja con agua

Bandeja con agua

Lo dejamos enfriar y luego lo pasamos a la nevera. Al día siguiente se puede sacar del molde dándole la vuelta y poniéndolo en un plato bonito. Se puede adornar con guindas y nata o helado de vainilla. Yo la verdad es que este último que hice lo dejé en el mismo molde y que cada uno se sirviera la porción deseada.

Pundin terminado

Pudin terminado

otra panorámica

Otra panorámica

No tengo más fotos de cómo quedó una porción individual; estaba tan rico que se me olvidó hacerle una foto. Yo me lo comí sin nada más, pero hay personas que le echan nata, caramelo y helado de vainilla….

Y hablando de pudins…..

No sé si conocéis un postre que se llama Pan de Calatrava; es típico de la región de Murcia. Os lo menciono porque se parece mucho a mi puding, pero sin las manzanas. Yo he llegado a leer dos versiones para esta misma receta:

  • una que es exactamente a la que yo hago, con la diferencia que la mezcla de pan, leche, huevos y  demás ingredientes se tritura y se echa en un molde rectangular.  Os dejo una receta del blog “Recetas de tía Alia”.
  • otra en la que el pan hace de base del postre. En este caso, el resultado es una mezcla de pudin-flan. Os dejo una receta del blog “La cocina casera de Irene”.

Ahora solo toca ponerse manos a la obra y decidir qué versión os apetece más…. la mía con frutas o las versiones del Pan de Calatrava.

Empanadillas al horno al estilo “sobras que tengo por la nevera…”

Empanadillas a mi estilo

Empanadillas a mi estilo

Pues si, al estilo ” sobras que tengo por la nevera”… ¿Qué pasa, qué nadie tiene minituppers con minisobras de comida? Si, si, esas pizcas que nos quedan de comida y no sabemos qué hacer hacer con ellas… Normalmente hay dos alternativas:

  • las tiramos
  •  las conservamos y después de un tiempo las tiramos o nos las comemos en plan aperitivo (porque claro, no da para más).

A mí me gusta un día a la semana cenar de minituppers de sobras… Es como si estuvieras en un bar tomándote unas tapitas, lo complementas con una cervecita y le echas imaginación.

Esta vez se me ocurrió hacer empanadillas… Razones: tenía abierto un paquete de obleas de empanadillas (el que utilicé para el post de las de manzana) y se me iba a estropear. ¿Y de qué las iba a rellenar? Mas claro, agua;  de las pizcas de comida que tenía en mi nevera.

Yo utilicé un poco de salsa de tomate que me había sobrado de unos spaguettis a la que añadí un huevo duro, una loncha de jamón york, unos taquitos de jamón serrano y un poco de queso fresco de cabra.

Ingredientes

Ingredientes

El huevo duro ya lo tenía cocido de otro día; así que lo único que hice fue pelarlo y cortalo en daditos.

picamos huevo duro

Picamos el huevo duro

Luego partí el queso de cabra en daditos…

Cortamos el quesito fresco

Cortamos el quesito fresco

Y por último, corté el jamón York en tiras. En el mismo bol en el que tenía la salsa de tomate eché todos los ingredientes y los mezclé (huevo, queso y los dos tipos de jamones). La salsa tenía de por sí maíz y orégano.

Mezclamos ingredientes

Mezclamos ingredientes

Forré una bandeja de horno con papel y puse las obleas. Estas empanadillas también se pueden freir en aceite, pero si las haces al horno no “engordan” tanto.

Obleas

Obleas

Las empecé a rellenar con una cucharadita y media de relleno por oblea. Y las cerré sellándolas con un tenedor.

Cerrando y sellando

Cerrando y sellando

Ya terminadas todas sólo faltaban los quince minutos de horno (más o menos). Yo las metí así sin más. No las pinté de huevo batido ni nada de nada. El huevo batido da brillo a la masa. Me salieron unas cuantas…

Bandeja de empanadillas

Bandeja de empanadillas

Y el resultado fue este:

Empanadillas hechas

Empanadillas hechas

Y presentación final de mis empanadillas para cenar.

Emplatadas

Emplatadas

Y ahora una foto ampliada del relleno:

Un primer plano

Un primer plano

¿A qué quedaron muy chulas?

El relleno de las empanadillas puede ser de cualquier cosa… ejemplo espinacas con queso fresco de cabra, empanadillas de jamón y queso, empanadillas rellenas de salsa carbonara… empanadillas rellenas de pisto casero, empanadillas rellenas de carne picada que nos ha sobrado de los spaguetti, una lata de atún mezclada con ketchup… etc.  Seguro que en la nevera hay algo que nos puede servir.

Sé que la marca La Cocinera ha sacado al mercado unos rellenos de carne y de atún para hacer empanadillas (pinchad aquí para verlos), pero la verdad es que prefiero aprovechar lo que tengo por casa (que siempre saldrá más económico y más sano).

Una tarta atemporal: tarta de galletas rellena de crema de avellanas, nata y mermelada…

Tarta de galletas

Tarta de galletas

¿Quién de nosotros no ha probado alguna vez una tarta de galletas? Es la típica tarta de galletas que se hacía en los cumpleaños de cuando yo era pequeña. Aunque he de reconocer que en mi casa, mi madre hacía dos tipos de bollos en los cumples: un bizcocho de chocolate y un bizcocho normal cubierto con una crema de limón. Para mí siempre ha sido un misterio esta crema… ¿cómo la hacías mamá? Porque estaba bien buena.

La idea de hacer esta tarta fue por el cumpleaños de un compañero de trabajo. Un día hablando me comentó que le gustaban mucho y que hacía un montón que no comía una de ellas. Así que no tuve excusa y, aprovechando que iba a ser su cumple, me puse manos a la obra.

Como siempre hago, me informé en internet… y como siempre me pasa, me salieron en la búsqueda un sinfín de entradas y de modalidades de tarta de galletas: desde la más infantil hasta la más sofisticada. Y después de apuntar varias recetas, elaboré la mía propia, adaptándome a las circunstancias: hacer una tarta no muy empalagosa, con un toque de alcohol y que se pueda transportar.

No quiero ponerme a describiros la pedazo tarta que me salió sin hacer mención a una receta que me gustó muchísimo y que yo no hice porque el chocolate que se emplea es blanco. El chocolate blanco es bastante más empalagoso que el negro… pero es que esta receta que hace Eva Arguiñano (la hermana de Carlos), tiene una pinta espectacular. Si pinchais aquí os lleva a la receta que viene acompañada de un video.

Qué necesitamos (para una bandeja del Ikea de 35cm x 25cm):

  • Ingredientes

    Ingredientes

  • 34 galletas rectangulares (yo compré una bolsa de cuatro paquetes en el Lidl)
  • 1 bote de mermelada de fresa de 650 g
  • medio vaso de leche
  • 1 chupito de licor de Kahlúa
  • 1 cucharadita de canela
  • 2 bricks de nata para montar de 200 ml
  • 1 sobre de azúcar avainillada
  • 2 sobres de endurecedor de nata
  • 1 bote de crema de avellanas tipo Nocilla, Nutella o como yo hice, marca Lidl, de 750 gr
  • almendras laminadas
  • 1 tableta y media de chocolate negro fondant (300 gr)
  • 1 cucharada mantequilla.

Consejitos:

  • la mermelada puede ser de cualquier tipo: frutos rojos, frambuesa, melocotón…etc
  • el chupito puede ser de cualquier otro licor, por ejemplo de café o también vale un chupito de whiski, ron o cognac.
  • sobre el tema de la nata, no os aconsejo echar la de spray. Es mejor batir nata líquida y si no tenéis sobres de endurecedor no pasa nada.

Cómo montamos la tarta:

Lo primero de todo es poner en un bol medio vaso de leche, un chupito de licor de Kahlúa y una cucharadita de canela. Lo removemos bien y lo reservamos.

Leche, licor y canela

Leche, licor y canela

Cogemos una bandeja rectangular y procedemos a poner una primera capa de galletas.

Galletas

Galletas

Con un pincel de silicona vamos pintando cada galleta con la mezcla de leche que hemos hecho antes. Si no tenéis pincel, pues como siempre se ha hecho, cogeis las galletas y una a una las pasamos por la leche. No hay que mojarlas en exceso; luego al reposar se ablandarán.

Pintamos las galletas

Pintamos las galletas

Ya borrachitas las galletas (pero no mucho ¿eh?), empezamos a poner una primera capa de relleno; en este caso le toca a la mermelada. Yo primeramente la he puesto en un bol y la he intentado desleir un poco con una cucharita para que luego se unte mejor.

Diluyendo un poco la mermelada

Diluyendo un poco la mermelada

Untamos una fina capa de mermelada (no hay que pasarse porque luego habrá otra capita más).

Mermelada extendida

Mermelada extendida

Y cubrimos con una segunda capa de galletas; repetimos operación anterior: emborrachamos las galletas (no excesivamente insisto).

Srgunda capa

Srgunda capa

Ahora el relleno que toca es la crema de avellanas; como estará muy dura, yo he puesto en un bol unas cuantas cucharadas y la he calentado en el microondas a potencia mínima durante un minuto. ¡Ahora sí se puede untar!

Crema fria

Crema fria

Crema derretida

Crema derretida

capa de crema de avellanas

capa de crema de avellanas

Repetimos una vex más la capa de galletas y el relleno de mermelada y otro de crema de avellanas.

La última capa de relleno es la que lleva nata; batimos dos bricks de nata con el azúcar avainillado y el endurecedor de nata. Extendemos por la tarta.

Batimos la nata

Batimos la nata

Extendemos la nata

Extendemos la nata

Cubrimos con una última capa de galletas, emborrachamos.

Última capa de galletas

Última capa de galletas

Por último, en una cacerola derretimos el chocholate al baño María: echamos un poquito de agua y ponemos otra encima para derretir el chocolate negro y la cucharada de mantequilla. Es muy importante que no caiga ninguna gota de agua. Si eso pasara el chocolate se endurecería.

Chocolate al baño María

Chocolate al baño María

Removemos bien y extendemos por la última capita.

Chocolate al baño María

Chocolate al baño María

Extendemos chocolate

Extendemos chocolate

Echamos las almendras laminadas, dejamos enfriar un poquito. Cuando el chocolate está frio, la metemos en la nevera hasta el momento de servir…

Almendra laminada

Almendra laminada

Un primer plano de la almendra…

Detalle de la almendra

Detalle de la almendra

¡Y estos son los resultados!

Chocolate solidificado

Chocolate solidificado

Un primer plano del relleno y de las múltiples capas de galletas (si no he contado mal, me salen seis capas o estratos).

Detalle de las capas

Detalle de las capas

Ya en el trabajo con las velitas…

Con las velitas

Con las velitas

¡Al ataque!

Cortando la tarta

Cortando la tarta

Primer plano de un trocito…

detalle del corte

detalle del corte

Tarta (lo que queda de ella) a las 09:30 de un jueves…

A medias ya...

A medias ya…

Para merendar…. bizcotaza de brownie de chocolate

Mira que soy asidua a blogs de repostería y de cocina en general y poco sabía de esta receta. Bueno, supongo que mi desconocimiento es debido a

Taza brownie de chocolate

Taza brownie de chocolate

que no soy muy amiga de los microondas y menos de cocinar con ellos. Pero bueno, hay que arriesgarse, probar y luego decidir…

El viernes pasado celebramos el cumple de mi primo David en casa de su hermana. Y hablando con ella de mi blog y de mis recetas en su cocina (qué lugar más auténtico para una fiesta), me comentó que si no conocía la receta de las “bizcotazas”.  Y me enseñó un trozo de papel que tenía colgado en la nevera. Una cosa tan simple y no lo había oído nunca. Amaya (mi prima) me contó que era superfácil de hacer. Yo me quedé con “la copla” y ahí quedó todo. Por cierto lo pasamos muy bien en el cumple y espero que mi primo se ponga las camisas que le regalé (ahora que sé que su talla es la S).

Y llegó la tarde del sábado. Aburrida en casa, no sabía si irme a tomar un café al Starbucks o quedarme en casita tranquilamente. Empecé a organizar papeles y me salió un ticket de la última vez que estuve en una cafetería de esta cadena: un café moca pequeño y un rollo de canela por 5,75€… La verdad es que se me quitaron las ganas… ¡qué caro! Y no es que sea pesetera, pero por un café y un bollito me parece una pasada. Un caprichito no hace mal a nadie, pero tal como están las cosas me sale la vena ahorradora. Pensando en ir, no ir, tomarme algo en casa (que me saldría más económico), me vino a la cabeza la receta de mi primita. ¡Qué mejor excusa para no salir ya y ponerme a investigar!

Bueno la de recetas que hay por internet… Cada una con diferentes ingredientes, texturas, rellenos…. etc y vi una que me impactó: taza brownie de chocolate. Leí la receta y más o menos tenía casi todos los ingredientes. Y me decidí a probar tuneando un poco la receta original…

¡Vaya merendola que me pegué! Aunque he de reconocer que la textura del microondas no tiene nada que ver con la del horno, pero para una cosita así puede valer.

Ingredientes

Ingredientes

Qué necesitamos (para dos tazas):

  • 1 huevo
  • 4 cucharadas de harina
  • 8 onzas de chocolate negro
  • 1 punta de cuchillo de levadura química
  • 6 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de aceite
  • 3 cucharadas de azúcar
  • un puñado de nueces
  • sirope de chocolate (opcional)
  • azúcar glas (opcional)

Consejitos/truquis:

  • Si no tenéis chocolate de tableta podéis añadir cacao en polvo. Con Colacao o Nesquick no saldrá igual, pero bueno si no hay otra cosa.
  • Si no tenéis sirope de chocolate, se puede desleir un par de onzas con una cuhcaradita de leche.
  • Se puede rellenar de Nocilla o Nutela.
  • Como acompañamiento a esta receta el helado de vanilla o nata montada le irá fenomenal.
  • También se puede hacer la receta sin chocolate; se le puede añadir ralladura de limón, naranja… etc y saldrá con un aroma exquisito.
  • Hay que comerlos en el momento o como muy tarde al día siguiente. Al ser una receta de microondas se vuelven un poco gomosos de un día para otro.
  • Y por último, tengo que probarlo a hacer en el horno normal y corriente. Venden unos cacharritos pequeños resistentes al calor (yo recuerdo que compré algunos cuantos y los tengo en alguna caja de mudanza guardados). Seguro que al ser tan poquita masa en unos diez minutos a unos 180º salen buenos, buenos.

Cómo se prepara:

Cortamos cuatro onzas de chocolate en trocitos y las ponemos en un bol junto con la leche. Lo metemos en el microondas minuto -minuto y medio a potencia máxima (según los watios de vuestro aparato).

Fundimos el chocolate con la leche

Fundimos el chocolate con la leche

Lo sacamos, removemos y lo dejamos enfriar un poquito.

Removemos

Removemos

Por otro lado batimos en una ensaladera el huevo y el azúcar.

Batimos el huevo y el azúcar

Batimos el huevo y el azúcar

Incorporamos la harina y la levadura.

Incorporamos harina y levadura

Echamos una cucharadita de sirope de chocolate. Si no tenéis no pasa nada. Os saltáis este paso.

Sirope de chocolate

Sirope de chocolate

Incorporamos el chocolate desleido en la leche y removemos bien. Es importante que el chocolate no esté caliente porque si no el huevo se nos haría hilitos  y quedaría fatal la receta.

Incorporamos el chocolate desleido

Incorporamos el chocolate desleido

Por último añadimos las nueces partidas en trocitos y el aceite. Podemos enharinar un poquito las nueces para que no se nos vayan al fondo de la taza.

Nueces picadas y aceite

Nueces picadas y aceite

Dividimos la masa entre las dos tazas.

Tazas rellenas

Tazas rellenas

Añadimos dos onzas de chocolate en cada taza y las hundimos. Yo no las enhariné y se me fueron al fondo. Así que ya sabéis, las pasáis en un platito con harina y las metéis en la masa. He visto en otras recetas que ponen como relleno un par de cucharadas de Nocilla o Nutela. Esto ya a gusto de cada uno.

Onzas de chocolate

Onzas de chocolate

Y ahora al micro cuatro minutos a potencia máxima (mi horno es de 750 watios). Mi micro es un poco viejuno, tal y como podréis comprobar en la foto.

Cuatro minutos al microondas

Cuatro minutos al microondas

Y este es el resultado.

Resultado

Resultado

Ahí un primer plano.

Primer plano

Primer plano

Desmoldamos con la ayuda de un cuchillo para presentarlo bonito. Cuidado al desmoldar porque la masa se puede haber pegado un poquito a la taza. Otra opción es tomar el brownie de la misma taza, pero a mi me gustó más la idea de desmoldarlo y decorarlo con más chocolate.

Desmoldando con la ayuda de un cuchillo

Desmoldando con la ayuda de un cuchillo

Decoramos con sirope de chocolate y un poco de azúcar glas.

Resultado final

Resultado final

Un primer planooooo….

Una foto macro

Una foto macro

¡Cómo me puse de chocolate!

Ñami, ñami...

Ñami, ñami…